Local

Gobierno y oposición pactan retirar el título de Hijo adoptivo a Queipo de Llano

El Pleno aprobó ayer por unanimidad de todos los partidos cambiar el nombre de 24 calles franquistas y retirar el título de hijo adoptivo y la medalla de oro de la ciudad al general Gonzalo Queipo de Llano, autor del golpe militar del 36 en Sevilla. El PP puso objeciones a otras 15 vías fascistas, que serán rebautizadas gracias al voto de PSOE e IU.

el 15 sep 2009 / 08:16 h.

TAGS:

d.cela / j.alonso

El Pleno aprobó ayer por unanimidad de todos los partidos cambiar el nombre de 24 calles franquistas y retirar el título de hijo adoptivo y la medalla de oro de la ciudad al general Gonzalo Queipo de Llano, autor del golpe militar del 36 en Sevilla. El PP puso objeciones a otras 15 vías fascistas, que serán rebautizadas gracias al voto de PSOE e IU.

IU propuso ayer defenestrar a Queipo de LLano de la memoria sevillana y durante 15 minutos expuso una hagiografía del general, un recuento de los crímenes que cometió en la ciudad que le nombró hijo adoptivo. No despertó ningún debate. El PP no abrió la boca, pero aceptó que se le retirasen los títulos honoríficos. La propuesta de IU se aprobó en un abrir y cerrar de ojos y ellos fueron los primeros en sorprenderse.

En el debate sobre la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica en el callejero sevillano se respiró ayer una corrección política inaudita entre Gobierno y oposición. El PSOE presentó 39 calles de nombres franquistas para que el Pleno aprobara su retirada del nomenclátor, y los populares aceptaron sin chistar 24, las que correspondían a militares fascistas de la Guerra Civil. Se negaron a cambiar las otras 15 calles, con nombres de civiles partícipes de la Dictadura y responsables de la represión.

Entre los excluídos por los populares se encontraba el propio presidente del Gobierno de Franco, Luis Carrero Blanco. Según el PP, la avenida que lleva su nombre se debe a su condición de víctima del terrorismo -Carrero fue asesinado por ETA en 1973- y no por haber sido uno de los hombres duros del tardofranquismo. El primer teniente de alcalde y portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, respondió que le parecía "una burla a las víctimas de la represión" conservar el nombre de Carrero en Sevilla.

Torrijos había escuchado casi atónito el discurso del popular Ignacio Flores anunciando que votarían a favor de cambiar 25 de las 39 calles franquistas. La Ley de la Memoria Histórica fue rechazada por el PP en el Congreso y muchos de sus municipios han eludido retirar los símbolos fascistas.

Torrijos agradeció el tono de Flores y, tras la votación, empezó un discurso en homenaje a las víctimas del franquismo, pero no pudo acabarlo. Rompió a llorar y enmudeció. Y quizá fue el discurso más claro y sincero de un hombre que perfila con mimo todas las palabras que pronuncia en público. Después todo volvió a la normalidad. Gregorio Serrano (PP) tomó la palabra: "Me alegra ver que Torrijos tiene corazón, pero volvamos a la cruda realidad del presente".

  • 1