Economía

Gobiernos y EADS entran en la fase crucial para salvar el A400M

Las partes se citan en Berlín para consensuar el reparto de los 11.000 millones de sobrecoste del programa.

el 21 ene 2010 / 22:23 h.

Los ministros de Defensa se dieron cita en junio del año pasado sin llegar a un acuerdo.

El proceso de negociación que debe dilucidar el futuro del avión de transporte militar que se ensambla en Sevilla, el A400M, arrancó ayer en Berlín (Alemania) con un encuentro entre el fabricante aeronáutico europeo EADS y su filial Airbus y representantes de los siete países compradores, entre ellos España, para acordar cómo se hace el reparto del sobrecoste del programa, estimado en más de 11.000 millones de euros.

Por lo delicado del asunto -qué responsabilidad asumirá cada parte en la financiación de ese gasto extra- fuentes próximas al fabricante consideraron poco probable que el consenso se alcance de manera inmediata, sino que lo más realista es que las reuniones se prolonguen durante los próximos días.

EADS, a través de su presidente Louis Gallois, anunció el pasado día 12 desde Sevilla que la compañía daba a las naciones clientes hasta finales de este mes para llegar a un acuerdo, ya que en caso contrario el constructor aeronáutico no estaba dispuesto a seguir aportando dinero en solitario, ante el riesgo de quiebra de Airbus y la propia EADS. Así pues, dejó claro que se planteaba como última alternativa abandonar el programa militar.

Por su parte, fuentes del grupo negociador señalaron que el reparto equitativo de los costes suplementarios centra las negociaciones del avión, que el 11 de diciembre realizó su primer vuelo en el aeropuerto de San Pablo y de cuya producción dependen hasta 10.000 puestos de trabajo.

La propuesta que se negocia entre los países y EADS es que por el precio acordado inicialmente, 20.000 millones de euros para 180 aparatos, se entreguen finalmente menos aviones. De esa manera no sería necesario poner más dinero del acordado en el contrato de compra y el precio para el resto de aparatos hasta completar el encargo inicial se negociaría aparte.

EADS se ha mostrado hasta ahora dispuesta a asumir 6.000 de los 11.000 millones de euros de costes suplementarios y reclama de los países compradores que se repartan el pago de los 5.000 millones restantes.

Los ministros de Defensa de España, Carme Chacón, y de Francia, Hervé Morin, anunciaron el pasado miércoles que presionarán al constructor aeronáutico europeo EADS para que pague una gran parte de los sobrecostes generados por los retrasos en el programa del avión de transporte militar A400M. De hecho, para ello se basarán en un informe de PricewaterhouseCoopers encargado por las naciones y que arroja que el aumento de los costes responde a una mala gestión de la compañía, según el periódico alemán Handelsblatt.

Tanto España como Francia han defendido siempre la continuidad de este proyecto, el primero de carácter militar que afronta Airbus, filial de EADS, mientras que otros clientes, como Alemania y el Reino Unido, han mostrado más dudas a la hora de seguir apoyándolo.

El propio ministro alemán de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, insistió en que "Alemania quiere el A400M, pero no a cualquier precio". "La responsabilidad y con ello el riesgo empresarial para el desarrollo y producción del A400M se encuentra exclusivamente en manos de la industria, según el contrato suscrito en 2003", señaló.

  • 1