Deportes

Goitia no se ha perdido ni un partido de Liga desde que está en el Betis

Ha jugado los 66 que se han jugado desde que fichó, en el verano de 2009.

el 17 feb 2011 / 21:57 h.

Si Pepe Mel se decide a alinear a Casto en lugar de Goitia, se habrá producido la mayor novedad de toda la temporada en las alineaciones del Betis. Ni mucho menos es una exageración. Si hay un profesional en la plantilla verdiblanca que puede presumir de titular no indiscutible, sino indiscutibilísimo, ese es el guardameta vizcaíno. Su trayectoria en el Betis no admite otra consideración. Desde que llegó a la entidad de Heliópolis en el verano de 2009, Goitia no se ha perdido ni un solo partido de Liga, ha sido titular en todos ellos y no ha faltado a ningún minuto. Eso, en cifras, equivale a 66 encuentros consecutivos (los 42 de la campaña 09-10 y los 24 de la actual) y a 5.940 minutos ininterrumpidos bajo los tres palos de la portería del Betis. También significa que el vasco no ha sufrido ninguna lesión ni ninguna sanción desde que forma parte del equipo de La Palmera y que los tres entrenadores que lo han dirigido (Antonio Tapia, Víctor Fernández y Pepe Mel) no han dudado de su rendimiento.

La condición de intocable se le puede haber acabado, sin embargo, tras su pésimo partido ante el Elche, en el que falló en el 0-2 (falta lejana y no muy fuerte ante la que no reacciona), el 0-3 (duda si despejar de cabeza al borde del área y deja que Linares salte más) y el 1-4 (sale mal y tarde en un balón en profundidad). Los principales pecados que se le achacan al baracaldés son precisamente su contumacia en encajar goles de falta (en Las Palmas encajó uno por su palo que le costó dos puntos al equipo, y no era la primera vez) y sus dudas en los balones aéreos a pesar de su envergadura (1,88 de altura). También es innegable que Goitia es regular y que estas actuaciones tan determinantes son menos frecuentes de lo que parece. Ahora está por ver si Mel quita a un hombre que ha jugado 91 de las 93 últimas jornadas ligueras (faltó a las dos últimas del curso 08-09 en el Málaga), con el consecuente efecto anímico que puede tener semejante medida en el protagonista.

  • 1