Deportes

Gordillo: "Bosch debería quedarse en el Betis sí o sí"

El expresidente ensalza la labor del consejero y lo tiene muy claro: "Dios quiera que no se vaya, lo echaríamos de menos".

el 01 jun 2012 / 19:30 h.

Rafael Gordillo, este viernes entre Paco López Servio (FAF) y Carlos Bosch (Danone).
Si José Antonio Bosch, consejero del Betis y administrador judicial de las acciones de Farusa, quería reivindicar cierto protagonismo el día que dijo que meditaba irse del club verdiblanco y que agradecería un "relevo", lo ha conseguido. No hay personaje relevante en la cúpula de la entidad que no se haya pronunciado sobre tan inesperado anuncio y todos, de momento, han expresado su más firme convicción de que lo mejor para el Betis es que este abogado madrileño continúe como sea dentro del organigrama. El último, y más apasionado, es Rafael Gordillo, que ayer habló con esta rotundidad: "Personas tan preparadas y honradas como él hay pocas. Dios quiera que no se vaya. El Betis tiene que quedárselo sí o sí porque lo echaría mucho de menos el día de mañana. José Antonio Bosch debería quedarse en el Betis sí o sí".

Bosch entró en el Betis como administrador en noviembre de 2010. Un mes después fue nombrado vicepresidente. Tras la penúltima junta de accionistas, en junio de 2011, sólo consta como consejero, pero por supuesto es el hombre con más poder en la entidad, habida cuenta de que representa el paquete accionarial mayoritario. Cuando fue designado por la jueza Mercedes Alaya para sustituir al fallecido Juan Manuel Gómez Porrúa, su previsión es que estaría entre dos y tres años. Por tanto, le queda aproximadamente uno, con toda la incertidumbre inherente a un cargo que depende de lo que ocurra en la instrucción de la causa contra Manuel Ruiz de Lopera. Pero pase lo que pase, Gordillo tiene muy claro que el Betis debe contar con sus servicios: yo se lo decía hace ya tiempo. "Si tiene fecha de caducidad, no quiero que llegue esa fecha. Es mi opinión. Y todo el consejo sabe lo capacitado que está y cómo trabaja".

El actual presidente de la Fundación del Betis, antiguo administrador judicial junto al propio Bosch y Luis Ruiz de Huidobro, también se mostró comprensivo con lo expresado por su compañero. "Es lógico que quiera saber qué día acaba, porque cinco años sin cobrar... Él tiene que dar de comer a su familia y en cambio está abandonando muchísimo su trabajo", explicó. Y así es. El bufete del que es socio, Bolonia Abogados, se ha visto obligado a reducir su carga de trabajo y Bosch, a todo esto, no sabe cuánto ni cuándo cobrará lo que se le debe en calidad de administrador judicial.

  • 1