Deportes

Gordillo: "No vamos a tocar nada, ojalá Mel esté diez años en el Betis"

El futuro presidente del Betis no quiere ninguna polémica por el bien del equipo y piensa reunirse con el entrenador el día después de su nombramiento.

el 07 dic 2010 / 16:03 h.

Pepe Mel supervisa un entrenamiento.
Por alguna extraña razón, la renovación de Pepe Mel como entrenador del Betis, condicionada al ascenso del equipo, ha dado lugar a cierta controversia quizá por el momento en que se ha producido el acuerdo, a diez días del cambio de consejo de administración, y por lo que pudieran pensar los futuros dirigentes, por ejemplo el presidente, que será Rafael Gordillo. Es cierto que hay un leve distanciamiento entre Mel y Gordillo, porque el Vendaval del Polígono entiende que el ex delantero está asociado a la figura de Luis Oliver, pero ni siquiera cabe hablar de conflicto. Ya ha habido acercamientos indirectos a través de amigos comunes (Roberto Ríos, segundo de Mel, estuvo con Gordillo en el Écija) y el futuro presidente, además, quiere reunirse con Mel nada más ser investido para aclarar malentendidos y planificar el futuro inmediato.

Mientras tanto, el presidenciable habla en tono muy cordial del entrenador. "Pepe Mel me merece toda la confianza, es nuestro entrenador y si está él es que el Betis va bien. Eso es todo lo que queremos los béticos", indicó ayer Gordillo en Canal Sur. También aseguró que el nuevo consejo respetará el trabajo del entrenador y la plantilla. "No se va a tocar absolutamente nada. Mel va a tener toda nuestra confianza y vamos a colaborar con él porque es el jefe del primer equipo", dijo el ex futbolista bético, que fue más allá para justificar sus opiniones: "Es de lógica, es nuestro entrenador y ojalá dure diez años en el Betis".

La calma que desprenden las palabras de Gordillo no tiene nada que ver con la tensión con que Mel respondió ayer a las preguntas sobre su renovación. Diríase que el técnico se sentía ofendido por no se sabe qué, ya que nadie duda de la justicia de su continuidad. "Esto no me cambia en nada mi vida ni mi trabajo diario. Renovaré el 5 de junio si el Betis asciende. Abel ha llegado al Valladolid y ha puesto esa misma cláusula, que yo no puse cuando vine porque quería ver cómo iba el tinglado. Y si no ascendemos, como socio y como bético que soy me iré a mi casa triste por el fracaso. Creo que me he portado muy honradamente, trabajo como un cabrón las 24 horas del día. No tengo nada más que decir de este tema", espetó.

  • 1