Sánchez Gordillo renuncia in extremis a su escaño en el Parlamento

El alcalde de Marinaleda decide ahora seguir al frente de su ayuntamiento tras debatirlo con sus concejales. IU califica su trayectoria en la Cámara de “intachable”. El joven Álvaro García Mancheño, también de la CUT, le sustituirá.

el 26 nov 2014 / 12:16 h.

Sánchez-Gordillo Sánchez Gordillo firma la renuncia al acta de diputado. Foto: Parlamento Andalucía. Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda desde 1979 y diputado autonómico por Sevilla desde 2008, ha registrado esta mañana en el Parlamento su renuncia al acta de diputado, “obligado” por la incompatibilidad de cargos que establece la Ley Electoral andaluza. El regidor ha “reconsiderado” la decisión que adoptó hace sólo una semana, cuando anunció que conservaría el escaño pero seguiría en su Ayuntamiento como concejal raso. Esta medida debía hacerse oficial en un pleno extraordinario el pasado domingo, pero finalmente fue desconvocado, en teoría, porque ningún concejal de su grupo quiso hacerse cargo de la Alcaldía. El Parlamento le dio entonces un ultimátum: tenía hasta el mediodía de hoy para confirmar definitivamente cuál de los dos cargos se quedaba. “He reconsiderado la decisión tomada el pasado 11 de noviembre y considero que en el momento actual puedo servir mejor a los intereses del pueblo de Marinaleda y del pueblo andaluz”, reza su escrito de renuncia. Ha sido el secretario del grupo parlamentario IU quien ha entregado en el registro la renuncia de Gordillo, apenas un minuto antes de las doce del mediodía, que era el plazo límite del que disponía para anunciar su decisión. A esa hora se reunía la Comisión del Estatuto de los Diputados, que hubiera declarado incompatible su escaño con la Alcaldía de Marinaleda, forzando su salida del Parlamento, si Gordillo no lo hubiera hecho segundos antes. El ya exdiputado había llegado a la Cámara muy temprano, sobre las 8.30 horas de la mañana, y una veintena de periodistas esperó en la puerta del registro hasta las 12.00 para ver llegar su renuncia, porque apuró conscientemente hasta el último segundo “en señal de inconformismo”. Posteriormente el histórico alcalde hizo oficial su salida presentando personalmente su renuncia ante el presidente del Parlamento, Manuel Gracia. En el próximo pleno, dentro de dos semanas, está previsto que el sillón de Sánchez Gordillo lo ocupe el número tres de la lista de IU por Sevilla, el también dirigente de la CUT-BAI, Álvaro García Mancheño. El portavoz de IU en el Parlamento, José Antonio Castro, ha calificado la trayectoria de Gordillo en el Parlamento de “intachable”, y ha admitido que le “hubiera gustado que no esperase hasta el último minuto, pero bien está lo que bien acaba”. “La trayectoria de Juan Manuel ha sido y es intachable, desde el punto de vista de la lucha por los más desfavorecidos, y dando ejemplo de acciones que han sido un ejemplo para todos los que luchamos por las clases populares y trabajadores”, afirma. Según Castro, Gordillo ha cambiado de parecer después de consultarlo con su asamblea y los concejales de Marinaleda. El mes pasado, el Tribunal Constitucional avaló la reforma de la Ley Electoral andaluza, que hace incompatible el cargo de alcalde y diputado. Esta norma fue recurrida por el Gobierno de Mariano Rajoy en los tribunales, que la dejaron en suspensión hasta el día de la sentencia. El fallo afectó a siete alcaldes diputados, seis del PP y uno de IU. Cinco de los populares optaron por quedarse en sus ayuntamientos y renunciaron al acta de diputado, excepto Esperanza Oña, regidora de Fuengirola durante 24 años, que prefirió seguir en el Parlamento. Sánchez Gordillo amagó primero con dejar la Alcaldía, y finalmente abandonará la Cámara.

  • 1