Deportes

Gordillo: "Vamos a intentar que el Betis sea de los béticos"

Quién le iba a decir al hombre que tantas y tantas veces recorrió las bandas izquierdas de medio mundo, siempre con las medias bajadas, que acabaría siendo presidente del Betis. Pero así es. El Vendaval del Polígono intenta arreglar ahora un club que precisamente parece arrasado por eso mismo, un vendaval

el 26 dic 2010 / 20:44 h.

–Dos semanas como presidente. ¿Asume ya esa condición?

–Me cuesta, me cuesta, pero ahí estoy, asumiéndola con ganas y fuerza el tiempo que esté.

–¿Ha comido muchos canapés desde que llegó?

–Canapés nos hemos encontrado muchos: un millón y medio por Robert, la denuncia de los jugadores, una prima de la que no sabíamos nada… Qué más hubiéramos querido nosotros que tener tiempo para comer canapés, pero no, no lo vamos a tener.

–¿Tan mal está el Betis?

–Sí, se ha dicho públicamente y ahora estamos mirando papeles y documentación para ver si hay algo más, pero no queremos profundizar mucho para no desalentar a los béticos dando noticias malas todos los días. No vamos a ocultar nada, pero trataremos de guardar documentación hasta que sea más amplia. No nos gusta estar hablando todo el día porque la afición y el equipo tienen que estar centrados en lo suyo. Lo otro tiene que salir y lo hará tarde o temprano.

–¿Le ha sorprendido la acogida que ha tenido su nombramiento entre los béticos?

–No me sorprende porque sé lo que puedo ser para los béticos, me lo han demostrado durante toda mi carrera. Sé que tengo gente en contra, por supuesto, y lo acepto, pero el día de mañana, si esto se soluciona y se sabe todo lo que se tiene que saber, que eso no depende de mí sino de la justicia, pues creo que habremos servido para unir al beticismo.

–Muchos béticos dicen que el Betis no necesita ningún salvador, pero resulta que a usted se le ve poco menos que así...

–Yo no tengo la vara ni puedo decir aquí estoy y aquí tengo todo el dinero y voy a recuperar el Betis. ¡Qué más quisiera! Pero todo lo que dependa de nosotros lo vamos a hacer y lo vamos a conseguir porque el Betis tiene recursos, afición, patrimonio; tiene de todo… Depende mucho de que subamos a Primera este año, pero seguro que vamos a salir, ya hemos salido de muchas y el Betis no va a morir en la vida.

–En resumen, que Gordillo no es el salvador de nada.

–Yo ahora estoy encajando el papel que me toca para ayudar en estos momentos difíciles. A lo mejor no estoy el día de mañana, cuando ya esté todo arreglado, pero bueno, habré puesto mi granito, como muchos béticos.

–¿Le asustan las expectativas generadas con su llegada?

–No me asustan, me dan fuerza. Imagínese que doy el paso y está todo el mundo en contra de mí… En cambio, veo que son mayoría los que están conmigo.

–Con Gordillo al frente, ¿el Betis es de los béticos?

–Es lo que vamos a intentar por todos los medios, y si la Audiencia ratifica las medidas cautelares de la jueza, queremos dejar un consejo asesor y un presidente bético y que no pueda decirse que hemos dejado esto peor. Queremos el bien del Betis y eso se notará en el beticismo.

–El presidente saliente, Jaime Rodríguez-Sacristán, dijo que usted lo tendría más fácil que él, sobre todo por el apoyo de la gente.

–Puedo tener más apoyo que él, sí, vale, pero más fácil no creo que me lo hayan dejado. No he visto en la historia del Betis cómo está el Betis ahora. De fácil, nada. Fácil es que el aficionado esté conmigo, pero todo lo demás es un problema bastante gordo.

–Usted ha llegado a decir que este cargo es un “marrón”...

–No es que sea un marrón, es que nunca pensé que sería presidente. Ni quiero. Pero defenderé el Betis con mucho orgullo y a la hora de retirarme me retiraré. Nadie puede decir ‘ahí viene Rafael Gordillo y se quedará diez años sentado en el sillón’. No, yo no soy de esos, no me gusta. Ser presidente del Betis no era mi meta, pero lo tengo que hacer porque me lo dijo mi compañero Juan Manuel Gómez Porrúa y acepté. Y si acepto, cojo toda la responsabilidad y haré todo lo que pueda por el bien del Betis.

–¿Les costó mucho formar el consejo de administración?

–Sí, bastante. Hemos tenido muchas negativas. Era complicado entrar en este consejo. Hay gente que dice ‘Rafael está cobrando’, pero ni el consejo ni yo cobramos. Los consejeros tienen su trabajo y le van a dar muchísimas horas al Betis. No quiere decir que yo no cobre. Yo cobraré por ser administrador judicial. ¿Cuándo? No sé. ¿Quién paga? Paga Farusa si es culpable; y si no es culpable, nos paga la Junta. ¿Cuánto puede durar esto? ¿Ocho años? Pues entonces igual cobraré dentro de siete u ocho años. No lo sé. Pero ni el consejo ni yo cobramos absolutamente nada del Betis. Todos estamos gratis.
[La entrevista se hizo antes de que se conociera el auto de la jueza Alaya que le asigna unos honorarios de 12.000 euros al mes]

–Entonces incluso perderán dinero, ¿no?

–Pierden dinero y les va a costar dinero el Betis. Cuando viaje el Betis, viajaremos un consejero, Vlada Stosic y yo; eso lo paga el Betis. Pero los demás, si quieren ir de viaje, tendrán que gastarse su coche, su gasolina, su hotel… Eso está estipulado así.

–¿También les está costando formar el consejo asesor?

–No, para el consejo asesor tenemos muchos. Ahí habrá unos subcomités de tres, cuatro, cinco personas que ayuden a los consejeros y achiquen trabajo.

–Hay muchos béticos pendientes de que en el club entren lo que llaman ‘músculo financiero’. ¿El consejo asesor es para los béticos más pudientes?

–No, en el consejo asesor no hay dinero, no son gente solvente... no somos. Ahora mismo no se puede meter nadie que esté implicado en la causa de Lopera. Seguiremos nosotros. Y como dice José Antonio Bosch, en fútbol poner dinero es complicado.

–¿El Betis tiene dinero para llegar al final de la temporada por lo menos?

–Ahora tenemos parte de ingresos del segundo plazo de los abonos y después tenemos la campaña, a ver si se apuntan abonados nuevos. Y además estamos buscando patrocinadores. Tenemos que buscar de todo.

–¿No es un poco triste que el Betis no tenga publicidad en la camiseta, siendo el Betis y siendo el siglo XXI?

–El problema es que todavía no sabemos lo que permite la marca RBB. Estamos mirando el contrato, como lo de ‘Andalucía te quiere’. Y si en las calzonas hay que poner un patrocinador, se pondrá. Tenemos que buscar dinero de debajo de las piedras, no vamos sobrados.

–En su doble condición de presidente y administrador de las acciones de Farusa, ¿es posible arreglar el Betis sin lesionar los intereses de Farusa?

–Sí, porque ahora somos consejeros del Betis. Como administradores no podemos devaluar el 51,34% que tenemos, así que habrá medidas que se deban tomar que no podamos tomar nosotros y habrá medidas que sí porque beneficiarán al Betis.

–¿Dónde ve a Gordillo y al Betis dentro de un año, en las Navidades de 2011?

–Al Betis me gustaría verlo respirando en Primera y viendo una salida al problema integral que tiene el club. En cuanto a mí, si tengo que estar en mi casa, encantadísimo y muy tranquilo que iba a estar.

–Lo que están haciendo los futbolistas del Betis, con las deudas y el jaleo institucional, tiene mucho mérito, ¿no?

–Sí, tienen mucho mérito ellos, Pepe Mel, que lo está haciendo fenomenal, y todo el cuerpo técnico. Me han dicho que se entrenan todos los días al 100% y en los partidos lo están haciendo perfecto. Ellos saben que la clave de que la institución y ellos suban pasa por sus manos, porque en Primera se mejoran los contratos, se sanea el club, hay menos problemas…

–De hecho, el consejo no ha cuestionado la denuncia ante la AFE por deudas.

–Es que ellos están en su derecho, además la AFE a lo mejor se lo dicta así. ¿Cómo no vamos a respetar eso? Nosotros vamos a intentar por todos los medios que ellos no tengan problemas.

–¿Se imagina un Betis con Luis Oliver y Mario Conde?

–Puf, no. Que Dios nos coja confesados y no nos pase nada de eso. No lo veo, no lo veo.

–¿Y con Lopera de vuelta?

–Pues no lo sé, pero no creo que pueda volver. Si la Audiencia da la razón a Bitton Sport, pues vendrán ellos.

–¿Firma más autógrafos de presidente que de jugador?

–Yo siempre he firmado autógrafos. Calvo, el fotógrafo del Betis, lleva no sé cuántos años con mi misma foto y me manda cien cada vez que se me acaban… Ahora igual hasta me conoce más gente, como los chavales que no me vieron jugar, y sí, me toca firmar, pero siempre intento hacerlo a todo el que se acerque. No hay ningún problema.

  • 1