Local

'Got' vivirá en una finca de Utrera

El primer toro de lidia clonado será trasladado a El Toruño durante su crianza.

el 19 may 2010 / 20:10 h.

TAGS:

Javier Azpeleta, ganadero, y su hija, junto a ‘Got’, el primer toro bravo español clonado.

La histórica finca utrerana de El Toruño, tierra matriz de las vacadas de la familia Guardiola, será el nuevo hogar del becerro Got -vaso en valenciano-, que el pasado martes era parido en una granja situada en Melgar de Yuso (Palencia) por una vaca frisona a la que se le había implantado un embrión con el código genético de un semental -Vasito, de nombre- de la ganadería de Alfonso Guardiola Domínguez.

El hierro está encastado en la histórica sangre de Pedrajas, que con la de Villamarta, constituyen las bases de las vacadas de la prestigiosa familia ganadera sevillana.
La clonación del primer toro de lidia abre la puerta a la posibilidad de crear un banco de tejidos para evitar así la desaparición de animales de gran valor genético en vías de extinción. A este alumbramiento seguirá en las próximas horas otro clon del mismo semental y en la misma explotación agropecuaria.

Dentro de la ganadería de Alfonso Guardiola, la familia de las Vasitas -en la crianza del toro bravo el toro siempre toma el nombre de su madre- ha sido la responsable de brindar lo mejor de los genes de la sangre de Pedrajas a este becerro, la primera res brava clonada que ha visto la luz en el mundo como resultado de la experiencia tutelada por la Fundación Valenciana de Investigación Veterinaria (VIVE).

Ayer el director del equipo de investigación de VIVE, Vicente Torrent, presentó a los medios de comunicación en Frómista (Palencia) a Got, de casi 25 kilos de peso y fruto de "más de tres años de investigación de un grupo modesto" que contó con apenas 28.000 euros de presupuesto, según informó Europa Press.

Una experiencia anterior, realizada en Texas con un embrión de la vacada española de Victoriano del Río, no llegó a ser implantado en una vaca por problemas burocráticos. Años atrás, el recordado criador jerezano Álvaro Domecq y Díez ya había experimentado con la implantación de óvulos en su ganadería de Torrestrella llegando a lidiar algunos ejemplares de toros probeta en las plazas, pero la clonación era una frontera que entonces quedaba demasiado lejana.

Cuidada selección. Según explicó a este periódico José Luis Díaz, administrador de la casa Guardiola, el semental Vasito, que murió el pasado mes de marzo "de puro viejo", se ha criado en la finca Los Caños del municipio gaditano de San José del Valle. Como es norma de la casa, el semental fue elegido "por nota en la tienta, hechuras morfológicas y la reata de su familia", según señaló José Luis Díaz, que recordó que el proceso de clonación se inició "hace tres años, a raíz de un encuentro entre Alfonso Guardiola y los responsables de la Fundación Valenciana de Investigación Veterinaria". El embrión fue implantado en una vaca frisona, de la raza suiza habitual en las explotaciones lecheras, "para facilitar el manejo y el parto".

Según refirió el propio administrador, "el ganadero puso a disposición de los facultativos la finca y el ganado para realizar este experimento. Ellos extrajeron tejido celular al toro, que fue injertado en el embrión antes de ser implantado en la vaca suiza que ha servido de madre" de alquiler. Díaz explicó además que la intención de los técnicos y el ganadero pasa por trasladar al becerro a los cerrados de El Toruño para que el animal se críe en su medio natural, rodeado de reses de su misma camada, y los facultativos puedan estar pendientes de su evolución".

El encaste Pedrajas, que es uno de los más determinantes del campo bravo español, ha dado origen a ganaderías del prestigio de la de María Luisa Domínguez y Pérez de Vargas, viuda de Salvador Guardiola y presente tantos años en el festejo del Lunes de Resaca sevillano, y está presente en vacadas como las de Isaías y Tulio Vázquez, Marqués de Albaserrada y Yerbabuena, propiedad del conocido diestro José Ortega Cano.

¿La solución para los animales en vías de extinción? El primer toro de lidia clonado, Got, nacido el martes del vientre de una vaca lechera en una granja de Palencia, abre la puerta a la posibilidad de crear un banco de tejidos para evitar así la desaparición de animales de gran valor genético en vías de extinción, como el lince ibérico, cuya población no supera en toda España los 200 ejemplares, el águila imperial o el quebrantahuesos.

Un equipo formado por ocho veterinarios ha concluido una labor que inicialmente comenzó con ejemplares de lince ibérico y que luego derivó hacia el toro de lidia con la colaboración del ganadero Alfonso Guardiola y el fin de demostrar la viabilidad y ventajas de un banco de tejidos.Ese tipo de depósitos permitiría la preservación “de animales de gran valor genético” mediante la conservación de tejidos procedentes de sementales de especies amenazadas o en peligro de extinción, a partir de las cuales se pueden clonar ejemplares mediante la obtención de células (fibroblasto) desde las cuales se extraería el núcleo, portador de la información genética.

Eso es lo que se hizo en el caso de Got, según explicó ayer en rueda de prensa el doctor Vicente Torrent, director del equipo de investigación de la Fundación Valenciana de Investigación Veterinaria (VIVE).El proceso comenzó con la obtención de medio centímetro cuadrado de piel del semental Vasito y continuó con la introducción del núcleo de una de sus células en el interior de un ovario de vaca para consumo humano, que posteriormente se desarrolló hasta generar el embrión que se implantó en varias madres vacunas de alquiler. Tres de esos vientres admitieron la gestación: dos de ellas pertenecientes a vacas frisonas del ganadero Javier Azpeleta, y la restante es una vaca brava de Javier Guardiola. 

  • 1