Cultura

Goya, Dalí y Picasso como punto de partida para el arte más subversivo

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo inaugura por primera vez tres exposiciones de forma simultánea: Instinto y moral, Accionismo vienés y la Colección Hummel, con las piezas de éste.

el 15 sep 2009 / 01:36 h.

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) inaugura por primera vez tres exposiciones de forma simultánea: Instinto y moral, con grabados de Goya, Dalí y Picasso; Accionismo vienés, con obras de Brus, Muehl, Nitsh y Schwarzkogler, los singulares miembros de este colectivo; y la Colección Hummel, con las piezas de este coleccionista austriaco que también es propietario del legado de los accionistas vieneses.

Estas tres exposiciones, a pesar de sus alejados planteamientos a priori, se encuentran interrelacionadas por "los desastres de la guerra y sus consecuencias", explicó ayer el director del CAAC, José Lebrero, que aseguró que los grabados de Goya relativos a la Guerra de la Independencia que se muestran en Instinto y moral son el punto de partida de un discurso expositivo formado por artistas "que, de un modo u otro, son todos hijos de la Guerra".

Así, esta primera exposición representa la brutalidad y la barbarie de Los desastres de la guerra (1810-1815) de Goya; el "erotismo carnal y creativo bajo el disfraz de la mitología clásica" de la Suite Vallard (1931-1937) de Pablo Picasso; y "la animalidad agresiva del lenguaje que encarna el mal" en Los Cantos del Maldoror (1934) de Salvador Dalí.

Estos tres genios de la pintura española sirven de arranque para una de las exposiciones más subversivas y provocadoras de cuantas se hayan visto en el CAAC. A través de pinturas, fotografías, documentos, y películas, el Accionismo vienés explica lor pormenores de este movimiento que se produjo en la capital austriaca entre 1961 y 1970.

Críticos con la religión, abiertos con el sexo y empeñados en que el cuerpo formaba parte indisoluble de la obra de arte -Brus Muejl se envolvía en telas para que su cuerpo actuara como pincel- los cuatro miembros de esta corriente empezó a dar forma a la performance contemporánea en un intento de "dejar la representación, y entrar en el mundo de la realidad", según aseguró ayer la comisaria de la muestra, Pilar Parcerisas.

Por su parte, el coleccionista austríaco Julius Hummel, propietario de las 400 piezas que se exponen, aseguró que estos cuatro artistas representan "la bohemia artística más importante de la historia de Viena". De Hummel, que también posee una galería de arte en la capital austriaca, se exponen también en una tercera sala otras obras de su colección que nada tienen que ver con el Accionismo.

  • 1