Cultura

Goytisolo ahonda en el legado de Blanco White

El escritor se identifica con el autor de ‘El Español’.

el 25 oct 2010 / 19:32 h.

El escritor e intelectual español Juan Goytisolo, crítico implacable del mundo contemporáneo y buen conocedor de la realidad de Hispanoamérica, considera que es "inadmisible" que haya presos políticos en Cuba.

Una aseveración que hace extensible a cualquier lugar del mundo. "Es inadmisible que haya presos políticos, sea bajo cualquier régimen; esto vale tanto para Cuba como para Irán, como para cualquier país", precisó el escritor, que presentó ayer en Madrid su último ensayo coincidiendo con el día que la Unión Europea debate su posición común sobre Cuba.

El trabajo de Goytisolo está dedicado a la figura de Blanco White, escritor sevillano del siglo XIX que se exilió en 1810 en Londres y que fue acusado de "vendido" y "traidor" por su apoyo gradual a la causa independentista de los colonos americanos.

Sobre estos movimientos, aseguró Goytisolo, el escritor y considerado también periodista ejerció una influencia "muy clara" a través de su publicación mensual El Español.
Convencido de que todo innovador "choca", Juan Goytisolo, afincado en Marrakech y autor de una extensa obra novelística y ensayística, ha elegido la celebración de los bicentenarios de independencia que celebran varias repúblicas hispanoamericanas para "releer" a Blanco White y ahondar en el legado que dejó.

Al reivindicar la vigencia de este pensador del siglo XIX, cita una frase del escritor: "No hay nada menos popular que los gobiernos llamados populares".

Descendiente por parte de padre de una familia irlandesa, Blanco White, nacido en Sevilla en 1775, fue una figura denostada en su época que ha permanecido, en opinión Goytisolo, en una "ignorancia deliberada", ya que sus obras no fueron reimpresas desde 1840 hasta 1970.

Publicado por Taurus, Blanco White. ‘El Español' y la independencia de Hispanoamérica es un retrato político y humano, además de una recolección de textos que fueron publicados en el periódico que éste dirigía desde Londres, prohibido en España pero que llegaba de forma clandestina a través de la marina inglesa a los territorios americanos.

Juan Goytisolo, nacido en Barcelona en 1931, confiesa que se identifica en muchos aspectos con Blanco White, ya que no en vano sufrió también el exilio durante la dictadura de Franco. Admite que fue una época en la que recibió "un chapuzón de insultos" por parte de la prensa oficial, que, asegura, le sirvió a su vez para "curarse de cualquier rechazo".

Fue en esa época cuando Goytisolo, reconocido con varios de los galardones más prestigiosos de América Latina, publicó varias de sus novelas allende los mares, como Señas de identidad, una de sus obras de mayor impacto.

Goytisolo destaca la "posición clarísima" de Blanco White en contra de la trata de esclavos "con un sentido -precisa- de la justicia que le honra", su pronóstico de los "peligros" que acechaban a los nuevos países o su defensa de la libertad de prensa.

Resume la posición de Blanco White con respecto a las colonias en tres fases: una inicial de "asimilación", en la que el escritor defiende los mismos derechos para españoles y americanos; otra en la que apuesta por una confederación de Estados independientes pero siempre vinculados a la figura del monarca, y la última, en la que se resigna a la separación total e independencia de Hispanoamérica.

En aquella época, dice Goytisolo, "no podría llamarse" a España "la madre patria, sino la madrastra", una acepción con la que también identificó el autor a su país mientras estuvo exiliado en París en la época de Franco. "Para mí (España) era una madrastra", confiesa.

Al reflexionar sobre "el llamado descubrimiento de América", una denominación que le parece "absurda" al autor de Juan sin tierra, Disidencias o Makbara, Goytisolo propone la "autocrítica". Considera importante no "olvidar lo negativo, como la violencia que ejercieron los españoles, pero tampoco lo positivo" que aportaron, sugiere.

Y a este escritor, agnóstico declarado que se muestra convencido de que la Iglesia "ha pactado siempre con las dictaduras", no le duelen prendas al proponer que, en este año de celebración de los bicentenarios, se dé una mayor difusión a la obra de fray Bartolomé de las Casas, defensor de los indígenas americanos.

Al margen de la presentación de su nuevo libro, la visita de Goytisolo a España deparará este martes un momento entrañable para él, pues el Rey Don Juan Carlos le entregará el Premio Internacional Don Quijote de La Mancha.

El acto se celebrará en el Museo de Santa Cruz, en Toledo, y en el acto estarán presentes el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, junto a a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde.

  • 1