Local

"Gracias por todo Alfredo"

Juan Espadas y José Antonio Griñán ensalzan la labor de Monteseirín en el Ayuntamiento

el 02 oct 2010 / 20:23 h.

TAGS:

En su recta final como alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín está recibiendo esos gestos de despedida del partido que reivindicó cuando el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, despachó el cierre de una etapa de 12 años de Alcaldía con un simple teletipo que anunciaba que no repetiría en 2011. Si la pasada semana fue Manuel Chaves quien llegó a comparar su trayectoria con la de Felipe González, ayer el regidor, sentado entre los consejeros y la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, se convirtió en protagonista del acto en el que Juan Espadas tomó formalmente el relevo. Tanto el candidato, como el propio Griñán, ensalzaron su labor, la gestión del Ayuntamiento y “la transformación” de la ciudad durante estos años.


“Gracias Alfredo, por tu trabajo duro en la ciudad, arriesgando y estando siempre a la altura”, resumió el propio Espadas con unas palabras que parecieron despertar a un sector de los asistentes de una parte de las agrupaciones de la capital, repartidas y difuminadas entre el público,  aún sin la tensión propia de unas elecciones.  Tras esta declaración llegaron los matices que se pusieron de manifiesto en una reflexión que se ha convertido en un lugar común a la hora de valorar los doce años de Monteseirín: “Hay hombres que no se equivocan porque nunca proponen nada. Eso son los Javier Arenas, Juan Ignacio Zoido, y Mariano Rajoy. Pero nosotros somos humanos, de carne y hueso”.


Monteseirín, que entró en el recinto acompañando al ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, al delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, y Bibiana Aido, recibió otro mensaje, éste aún más simbólico. El presidente de la Junta y secretario general del PSOE-A que se desmarcó de su gestión anunciando su salida el mismo día en el que el Tribunal Supremo ratificaba la condena de las facturas falsas de Macarena, puso ayer la “transformación” de Sevilla como ejemplo para el resto de alcaldes y candidatos socialistas de ciudades mayores de 50.000 habitantes presentes en el acto. “Sevilla era una ciudad sin integración, rota por el río y el ferrocarril. Los socialistas sacaron el ferrocarril, pusieron el Metro, desarrollaron una política de barrios y recuperaron el casco histórico. Sevilla es ahora una ciudad integrada, en la que todos los vecinos se sienten parte de la misma ciudad. Sevilla son todos sus barrios. Sevilla es ahora toda Sevilla”, describió Griñán quien siguió los pasos de Espadas y dio “las gracias” al regidor por su gestión.


Sólo faltaba ya el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Pero éste estaba allí para presentar y respaldar a su relevo, para dar un impulso a los candidatos que encaran un complejo proceso electoral en el que el PSOE no sólo se juega las capitales, también las llaves para los comicios autonomicos. El secretario general del PSOE se limitó a ensalzar a la ciudad: “Me gusta Sevilla, me gusta su gente, y me gusta Andalucía y su raza”. Pero luego buscó con su mirada a su candidato: “Qué suerte vas a tener por ser alcalde de Sevilla”.

  • 1