Local

Granado: "España prefiere expulsar al trabajador"

Considera que hay que adaptar el modelo alemán a las particularidades de nuestro país

el 12 nov 2009 / 22:45 h.

TAGS:

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, consideró ayer que "no se puede copiar miméticamente" ni se puede "importar" el modelo alemán por las particularidades del mercado de trabajo español, por lo que sí abogó por efectuar "adaptaciones" a través del diálogo social para conseguir implantar el modelo de desempleo a tiempo parcial.

Granado, quien intervino dentro de las jornadas del Consejo Económico y Social de Andalucía (CES-A) celebradas en Sevilla, recordó que el desempleo a tiempo parcial "ya existe y tiene asiento legal en la legislación española", aunque reconoció que "muchas veces es más difícil conseguir cambios culturales que lograr cambios legales". En ese sentido, explicó que en España históricamente se ha hecho un uso del desempleo a tiempo parcial muy inferior al resto de Europa, donde se usa esta figura para casos de mujeres con riesgos en el embarazo, cuidado de hijos o para trabajadores más veteranos que acuden al tiempo parcial en vez de ir a una jubilación anticipada.

"En España se han preferido siempre soluciones basadas en la expulsión del mercado de trabajo, por lo que tenemos que invertir las prioridades que queremos dar a nuestra actuación pública y conseguir que se desarrolle el contrato y el desempleo a tiempo parcial, exigiendo que sea con garantías para los trabajadores a tiempo completo. Hay que lograr que la organización del trabajo se ajuste a esa nueva realidad del tiempo parcial", aseveró.

No obstante, apuntó que en España existe una realidad que es necesario particularizar, por lo que indicó que no se puede importar el modelo alemán o el modelo suizo, pues el mercado laboral español tienen mucha gente trabajando en empresas muy pequeñas "y ésa no es la realidad ni de Alemania ni del centro de Europa".

"No podemos copiar miméticamente el modelo que hacen los demás, sino introducir nuestro propio ámbito de reflexión", aseveró Granado, quien destacó que existe en España "una gran tradición de diálogo social, lo cual permitirá hacer adaptaciones".
Así, indicó que la normativa española no impide estas fórmulas, pero apuntó que se ha hecho un desuso de las posibilidades que la normativa ofrecía, "porque a veces hay falta de controles o por una deficiente organización del trabajo".

  • 1