Local

Grandes esperanzas

Aún brillan los ojos rojiblancos al recordar el partido contra el Zaragoza. La sonrisa imparable asoma sin disimulo, y la memoria reproduce una y mil veces las infinitas jugadas que su equipo dibujó en el césped del Pizjuán.

el 15 sep 2009 / 00:53 h.

Aún brillan los ojos rojiblancos al recordar el partido contra el Zaragoza. La sonrisa imparable asoma sin disimulo, y la memoria reproduce una y mil veces las infinitas jugadas que su equipo dibujó en el césped del Pizjuán. Pero, además del juego, lo que ilumina el alma rojiblanca es la esperanza de que, por fin, haya vuelto ese conjunto que les hizo soñar. Vieron al Sevilla convertir 5 goles (la 1º vez esta temporada), y merecer muchos más, defendiendo bien y dejando su portería a cero (sólo la 6º vez en 25 encuentros ligueros), mostrar actitud y concentración durante los 90 minutos, incluso al final, cuando la relajación podría ser comprensible con 5-0 y contra diez, y, en definitiva, vieron a su equipo jugar al fútbol como sabían que podían. Y todo ello ha llevado al Sevilla a estar a sólo dos puntos del cuarto, lo cual le hubiera resultado increíble a cualquier aficionado hace apenas un mes. Así que al mirar al partido de hoy contra el Dépor, sus ojos brillan, sí, y lo ven como una oportunidad y no como una incógnita. Y al pensar en el del martes contra el Fenerbahçe, lo hacen con ilusionada emoción y no con miedo. Quiero terminar reproduciendo las palabras de Santiago F. Fuertes en su crónica del Sevilla-Zaragoza en El País, titulada "Y llegó el partido perfecto": "Poco más se le puede exigir a un equipo que haga. Tan sólo queda pedirles, rogarles incluso, que lo hagan más veces." Y los sevillistas volvieron a soñar.

  • 1