domingo, 21 abril 2019
08:00
, última actualización
Local

Gratis por internet

Nueve meses después de que el Centro de Acceso Público a Internet abriera sus puertas en La Rinconada el balance es positivo: más de 370 usuarios, la mayoría de más de 30 años, y que buscan un lugar donde aprender a navegar en la red.

el 15 sep 2009 / 22:09 h.

TAGS:

Nueve meses después de que el Centro de Acceso Público a Internet (CAPI) abriera sus puertas en La Rinconada el balance es positivo: más de 370 usuarios, la mayoría de más de 30 años, y que buscan un lugar donde aprender a navegar en la red de redes.

El CAPI nació para ofrecer a los vecinos formación sobre el manejo de las nuevas tecnologías con el fin, básicamente, de ampliar sus oportunidades en el mercado laboral. Lo gestiona la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del colegio Azahares, con la colaboración del Ayuntamiento de La Rinconada, que cede las instalaciones, y la subvención de la Junta de Andalucía.

Este espacio está asociado a la red Guadalinfo, que promueve la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa. Es un lugar público y gratuito donde se pueden acercar a las nuevas tecnologías aquellas personas que por distintos motivos no hayan tenido hasta ahora facilidades para poder usar la informática.

Por el momento, como comenta José Antonio Rodríguez, dinamizador del CAPI, los resultados "están siendo estupendos". Desde su inauguración se están desarrollando cursos de alfabetización digital, clases de informática e incluso de asesoramiento sobre portales para la búsqueda de trabajo. Las clases de más éxito son las de iniciación, ya que la mayoría de las personas desconocen el funcionamiento de un ordenador. En este sentido, aprenden de forma fácil y rápida a solucionar necesidades simples que pueden precisar con más asiduidad, como pedir cita con el médico o consultar alguna información de su interés. Es tal la demanda de las clases de alfabetización digital que ya van por la edición número 13.

Por sus instalaciones pasan vecinos de todas las edades. Como José Alba, de 77 años. Su edad no le impide tener curiosidad por aquello que se supone que sólo hacen los jóvenes, como aprender a manejarse por internet.

Las personas que se acercan al CAPI lo hacen porque tienen interés en conocer cómo se usa un ordenador y también por disfrutar de un rato agradable en compañía de otros vecinos. Manuel Aguilar es uno de ellos. Tiene 66 años y regenta un estanco:"Estoy aprendiendo cómo funciona un ordenador porque lo necesito para mi trabajo".

Testimonio. Una situación muy parecida vive Dolores Rodríguez, de 50 años, que cuando llegó no sabía ni encender un ordenador y ahora ya se defiende bastante bien en la red. "Poco a poco estoy aprendiendo a crear carpetas y consultar información que me interesa, como recetas de cocina que me resultan muy útiles para mi día a día", comenta.

  • 1