martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Economía

Grecia queda atada por un calendario de duros ajustes

Los Veintisiete siguen sin revelar que harían para rescatar el país heleno.

el 16 feb 2010 / 20:32 h.

Elena Salgado, ayer, conversando con el ministro griego de Finanzas, Giorgios Papandreu.

Los socios comunitarios siguen aumentando la presión sobre el Gobierno griego para que reduzca drásticamente su abultado déficit presupuestario, sin ofrecer a cambio ningún detalle sobre los instrumentos que se utilizarían para acudir en su rescate si fuera necesario.

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE tomaron ayer en Bruselas una serie de decisiones que imponen a Grecia un exigente calendario para el ajuste y le instaron a emprender de manera inmediata amplias reformas estructurales.

De este modo, las autoridades griegas deberán anunciar el 16 de marzo más medidas de ajuste de las aprobadas ayer, en el caso de que el proceso de consolidación presupuestaria se aleje del objetivo de reducción del déficit público fijado.

En cuanto a eventuales ayudas financieras, los Veintisiete prefirieron atenerse a la letra de la declaración acordada el jueves pasado por los líderes comunitarios, según destacó la ministra española, Elena Salgado, que presidió la reunión del Ecofín.

En la cumbre de la semana pasada, los gobernantes de la UE se comprometieron a tomar "medidas determinadas y coordinadas" para preservar la estabilidad de la Zona Euro, en caso de que las dificultades de financiación griegas se agravaran y se contagiara la inestabilidad. Desde entonces, los responsables europeos mantienen el silencio sobre qué medidas arbitrarían.

Las reglas de la Unión Monetaria prohíben a la Comisión y al Banco Central Europeo financiar el endeudamiento de un miembro del Eurosistema y, por tanto, no está claro si un mecanismo de ayudas bilaterales directas sería compatible con el tratado.

Alemania, principal potencia económica europea, se mantiene aún firme en su oposición del argumento griego según el cual si se anunciara un plan de rescate ya los mercados aliviarían la presión sobre sus bonos.

Mientras, el presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, lanzó un envite a los especuladores. "Se equivocan los especuladores si creen que pueden poner a Grecia de rodillas".

Pero el Gobierno de Giorgios Papandreu, que afronta en casa una oleada de protestas y huelgas, ha tenido que ceder más ante sus socios. Al margen de las medidas incluidas en el plan actualizado de estabilidad 2010-13, negociado a mediados de enero con Bruselas, Atenas deberá preparar para dentro de un mes "medidas adicionales" si la corrección del déficit no avanza al ritmo adecuado.

Entre esas medidas, los europeos han señalado la más que probable subida del IVA y tal vez una congelación o recorte de los salarios del sector público. El presupuesto griego queda bajo vigilancia estrecha de las autoridades comunitarias.

Una misión de expertos de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional viajará en cuestión de un par de días a Atenas.

Bajo la presión de Bruselas, el Ejecutivo griego se compromete a reducir su déficit en 2010, del 12,75% actual al 8,7% del PIB, lo que representa un recorte inusitado de cuatro puntos. Además, esos números rojos deberán situarse de nuevo en 2012 bajo el umbral del 3% del PIB, como obligan las reglas del euro.

Bruselas, asimismo, abrirá un procedimiento de infracción contra Grecia por manipular sus estadísticas relativas al estado de las finanzas públicas.

"Grecia se encuentra en una difícil situación económica, pero no es el fin del mundo. Confío en que pronto saldremos fortalecidos de esta situación, que nos permite emprender reformas", indicó en Moscú Giorgios Papandreu.

Salgado niega que España recurra a artimañas 

La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, aseguró ayer que el Gobierno español no ha recurrido a ninguna operación con productos derivados, como las que se sospecha que pudo haber empleado Grecia para enmascarar su déficit y deuda.

Preguntada si las autoridades españolas habían recibido del banco de inversión Goldman Sachs alguna propuesta de operaciones con divisas como las que se atribuye a Grecia, la vicepresidenta segunda del Gobierno respondió: “no, en absoluto”. “Si se hubiera recibido, no habría sido aceptada”, añadió Salgado en rueda de prensa al término del Consejo de Economía y Finanzas de la UE.

En la misma conferencia de prensa, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, confirmó que la Comisión Europea había solicitado información a Atenas sobre esas operaciones con derivados, que podrían haber infringido la legislación comunitaria.

Las autoridades griegas tienen de plazo hasta el viernes para aclarar a los expertos de Eurostat las informaciones publicadas el sábado pasado por el diario estadounidense The New York Times.

Según Rehn, los datos preliminares de que dispone la oficina comunitaria de estadística, Eurostat, apuntan sólo a Grecia y a ningún otro estado de la zona, aunque prefirió mostrarse cauto hasta reunir toda la información. El comisario de Mercado Interior y servicios financieros, Michel Barnier, incidió en la importancia de introducir transparencia en este sector. 

La deuda española se coloca sin problemas

Todo un reto al mercado. El Tesoro Público adjudicó ayer 6.577,87 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, un poco más de la mitad de los 10.614,98 millones solicitados por los inversores, según informó el Banco de España.

En concreto, el Tesoro colocó 3.989,22 millones en letras a doce meses, con una rentabilidad del 0,897%, ligeramente superior a la del 0,858% ofrecida en la subasta anterior, celebrada en enero.

De la misma forma, colocó 2.588,65 millones en letras a 18 meses a un tipo marginal del 1,25% de los 4.754,71 solicitados por los inversores. Se está preparando, además, una nueva emisión de deuda por importe de unos 5.000 millones a quince años y un precio que podría rondar el 5%, dijeron a Europa Press fuentes del mercado. 

  • 1