jueves, 18 abril 2019
20:49
, última actualización
Economía

Grecia tendrá que esperar para su segundo rescate

el 16 jun 2011 / 19:47 h.

"Indignados" griegos se reúnen para protestar por las medidas de auteridad del Gobierno.
El futuro presidente del BCE, Mario Draghi, junto a la canciller alemana Angela Merkel, ayer en Berlín.

El segundo rescate de Grecia, que los países de la UE se habían comprometido a aprobar el próximo lunes, se retrasará al menos hasta julio ante la falta de acuerdo entre Alemania y el Banco Central Europeo (BCE) sobre la participación que deben tener en el mismo los bancos privados.

Así lo confirmó ayer el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, que pidió a los ministros de Economía que, para evitar la quiebra del país heleno, en su reunión de domingo y lunes desbloqueen al menos el quinto tramo del rescate actual, que ascenderá a 18.000 millones en lugar de los 12.000 inicialmente previstos.

"Pido a todos los responsables de la UE, y en particular a los ministros de Finanzas de la Eurozona el próximo domingo, que superen las diferencias existentes y alcancen un acuerdo responsable en este momento crítico", insistió.

El FMI había amenazado con no pagar si no tenía garantías de que los países de la Eurozona seguirán financiando a Grecia durante los próximos doce meses. De hecho, en las últimas semanas había exigido un acuerdo sobre la cifra del rescate y no sólo un compromiso político.

El Eurogrupo discutirá el contenido y las condiciones de un nuevo programa para Grecia y la naturaleza de la participación del sector privado, con el objetivo de adoptar decisiones en la próxima reunión el 11 de julio. "Si lo hacemos, así evitaremos el escenario de quiebra y sentaremos las bases para un acuerdo sobre la estrategia a medio plazo".

Rehn lamentó que los esfuerzos para lograr un acuerdo de unidad nacional en Grecia con el objetivo de aplicar el nuevo plan de ajuste hayan fracasado. "Los esfuerzos necesarios para evitar una bancarrota son responsabilidad de todas las fuerzas políticas", incidió Rehn.

"Los próximos días serán críticos para la estabilidad financiera y la recuperación en Grecia y Europa. Confío en que los líderes en Grecia y Europa asuman su responsabilidad y actúen de acuerdo con ella".

Y cuando se instala la incertidumbre en los países periféricos, España sufre los ataques. Ante las dudas del rescate heleno, la prima de riesgo de los bonos españoles se disparó hasta rozar los 290 puntos básicos, situándose cerca de sus máximos históricos de noviembre tras el rescate de Irlanda. El Íbex, por su parte, moderó la caída hasta el 0,15%, salvando los 9.900 puntos.

  • 1