Local

Greenpeace lleva al TSJA la expropiación del Algarrobico

La organización ecologista presenta un recurso contencioso-administrativo contra el Gobierno por abandonar la expropiación de los terrenos de Carboneras donde se ubica el hotel de Azata del Sol.

el 10 mar 2010 / 19:18 h.

TAGS:

Las obras del hotel del Algarrobico se frenaron en 2006.

La organización ecologista Greenpeace ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino por su decisión de abandonar la expropiación de los terrenos donde se asienta el hotel de El Algarrobico en Carboneras (Almería), sobre el que pesan media docena de fallos judiciales contrarios por su invasión del parque natural de Cabo de Gata -Níjar.

Según explica Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, a mediados de 2009 el delegado de Gobierno en Andalucía, Juan José López, anunció que el Ejecutivo central había acordado el desistimiento del procedimiento expropiatorio de bienes inmuebles en el paraje. Con esta decisión, el Ministerio de Medio Ambiente "abandonaba cualquier intención de acabar con el peor ejemplo de la degradación del litoral español y, además, lo hacía de forma fraudulenta". Ante este paso, Greenpeace fundamenta jurídicamente su denuncia en el hecho de que, si en febrero de 2007 el Consejo de Ministros fue el que anunció el inicio de la expropiación, debe ser el mismo órgano el que justifique por qué no derriba el hotel que promueve Azata del Sol.

"Que el Consejo de Ministros no acordara paralizar el proceso de recuperación de los terrenos públicos y que lo hiciera el delegado en Andalucía es la mejor prueba de que no hay suficientes argumentos para justificar que la playa de El Algarrobico no es de utilidad pública", añade Marcos. Cuando se dio el paso de la expropiación, en 2007, como fase previa a la demolición definitiva del inmueble -"la playa quedará tal y como estaba cuando acabe el proceso", prometieron la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, y el presidente de la Junta, Manuel Chaves-, el Gobierno aseguró que "la construcción de un edificio hotelero de las dimensiones del que se pretende construir supone un indudable perjuicio para la integridad física y paisajística del tramo de litoral dado el gran interés ambiental y paisajístico de la zona". "Garzón ni fundamenta ni hace mención alguna a que hayan desaparecido estas causas", insisten los ecologistas. Por eso, entienden como "vigente" la opinión del Abogado del Estado de que el suelo es de "utilidad pública" al estar, además, a sólo 14 metros de la ribera del mar.

 

  • 1