Local

Griñán acepta pactar con el PP si renuncia a la "receta de Cospedal"

El presidente exige a Arenas que censure el plan de recortes antes de consensuar el Presupuesto

el 11 sep 2011 / 19:48 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, frente al líder del principal partido de la oposición, Javier Arenas. / Eduardo abad (EFE)

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, aceptó ayer el ofrecimiento del líder de la oposición, Javier Arenas, para pactar los Presupuestos del año que viene, pero le puso como condición un pronunciamiento público en contra de las políticas de recortes que ha puesto en marcha su compañera de partido, la presidenta del PP de Castilla La Mancha, María Dolores de Cospedal. De lo contrario, dijo, la reunión sería "inútil". "Si lo que me quiere poner encima de la mesa Arenas es el recetario de la señora Cospedal, le digo ya que es inútil la reunión", dijo ayer a preguntas de los periodistas.

Es complicado imaginar que el PSOE y el PP-A vayan a llegar a un acuerdo sobre las cuentas públicas un mes antes de las elecciones generales, cuando los populares no han votado a favor de ningún Presupuesto en toda la legislatura. Pese a lo cual, el pasado viernes el líder del PP-A alertó al presidente de la Junta de que no le sería posible "reconducir" el "preocupante" nivel de déficit que arroja la comunidad en el primer semestre de 2011, que se eleva al 1,49% del PIB, sin alcanzar un pacto presupuestario con su partido. Arenas se mostró dispuesto a rubricar un acuerdo que, según remarcó, "sin duda sería bueno para Andalucía".

Griñán aprovechó ayer una visita al Área de Radiodiagnóstico del Hospital de Valme de Sevilla, junto a la consejera de Salud, María Jesús Montero, para denunciar que la dieta Cospedal aplicada a la sanidad pública andaluza supondría despedir a unos 15.000 profesionales sanitarios, cerrar más de 300 centros de Atención Primaria y contar con 3.000 camas hospitalarias menos. "Yo me puedo sentar con Arenas siempre y cuando él me garantice antes que su plan no es el de la señora Cospedal, cuando me asegure que no va a recortar derechos sociales de ninguna naturaleza, si lo que me quiere poner encima de la mesa Arenas es el recetario de la señora Cospedal, le digo ya que es inútil la reunión", insistió.

El jefe del Ejecutivo andaluz cargó duramente contra los populares y subrayó que la Junta "no va a recortar derechos" como la sanidad o la educación, entre otras cosas, porque, "una vez más, mientras que el resto de comunidades aumentaron su déficit en los años de crecimiento económico en la pasada legislatura, Andalucía obtuvo un superávit superior a los 3.000 millones de euros", lo cual, dijo, ha posibilitado mantener la estabilidad presupuestaria y "ahorrar" para estos tiempo de crisis económica, algo que, en su opinión, "no hicieron otras autonomías y, mucho menos, las del PP".

Políticas del agua. Griñán también defendió ayer la gestión de la Junta en las políticas del agua -puestas en cuestión desde que el Constitucional retirara las competencias a Andalucía sobre el Guadalquivir- y remarcó que "quien garantiza el interés general y hace que el uso del agua sea solidario" es el Gobierno andaluz y no las organizaciones o asociaciones que reivindican más protagonismo en la gestión de este recurso y que, en su opinión, "barre cada una para su casa". El presidente aseguró que la gestión del río realizada por la Agencia del Agua ha sido "bastante más indicativa y efectiva que la realizada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir", llegando a resolver más de 44.000 expedientes "paralizados". Sobre el traspaso de las competencias del río a la comunidad, Griñán señaló que será en la segunda quincena de septiembre cuando tenga lugar la Comisión Mixta entre Gobierno y Junta que refrende el real decreto de transferencias del Guadalquivir. Antes, las Cortes Generales tienen que ratificar la modificación de la Ley de Aguas aprobada ya por el Consejo de Ministros.

  • 1