Griñán acusa al Estado de vetar la subasta para beneficiar a las farmacéuticas

La Junta critica que quieran cambiar “por ley la voluntad de la justicia”. El PP-A no aclara si Rajoy accederá a rebajar los fármacos en toda España.

el 06 jun 2013 / 21:02 h.

Una farmacéutica dispensa un medicamento con una receta del paciente. / Paco Sánchez Una farmacéutica dispensa un medicamento con una receta del paciente. / Paco Sánchez La polémica reforma legal del Gobierno que, previsiblemente, volverá a bloquear la subasta de fármacos en Andalucía se convirtió este jueves en motivo de discordia entre la Junta y el PP-A, sin que ni unos ni otros sepan todavía por qué el Estado ha puesto en marcha el enésimo intento por paralizar la medida. El PP, en Madrid, va a introducir una enmienda al proyecto de ley de farmacología que, de rebote, obligará a modificar la llamada Ley del Medicamento con objeto de prohibir la compra de medicinas por debajo del precio marcado por el Ministerio de Sanidad, para que tengan el mismo coste en toda España. Esto choca con la subasta de fármacos andaluza, que permite a la Junta sacar a concurso público algunos principios activos y quedarse con la marca más económica, lo cual supone un ahorro a la administración y también al paciente. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, entiende que el Gobierno tiene una especie de pacto secreto con la industria, puesto que ayer se mostró sorprendido por la “estrecha vinculación” de las decisiones del PP con los “intereses” de las grandes multinacionales farmacéuticas. La consejera de la Presidencia, Susana Díaz, pidió al Ministerio de Sanidad que explique por qué se obceca en cambiar por ley “incluso la voluntad de la justicia”, tras recordar que el Gobierno ha recurrido tres veces la subasta de fármacos: “Lo que no gana en los tribunales lo quiere hacer por ley”. Por su parte, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, respondió que “la política farmacéutica es competencia del Ministerio de Sanidad” y defendió la necesidad de que el precio de los medicamentos sea el mismo para todo el territorio nacional “a fin de garantizar la igualdad de todos los ciudadanos españoles, residan donde residan”. “El Ministerio defiende sus competencias y pide respeto a las mismas igual que respeta escrupulosamente las de las comunidades”, abundó en un comunicado, y avanzó que “el Gobierno actúa cuando detecta medidas que invaden competencias”. El PP-A ofreció ayer una rueda de prensa sobre política social y fue interrogado por los periodistas sobre los recelos del Gobierno a la subasta de fármacos. Los populares no quisieron pronunciarse sobre la previsión del Ministerio de Sanidad de impedir rebajas en el precio industrial de los medicamentos a no ser que las mismas se hagan en todo el territorio nacional y se limitó a recordar que quien cometió un “medicamentazo” ha sido el PSOE-A. Griñán explicó ayer en Granada que de lo que se trata con la subasta de fármacos “no es de cambiar los precios”, es que “cuando un comprador como el Servicio Andaluz de Salud compra un volumen de medicamentos pueda negociar el coste”. “Estamos hablando de una decisión que es eficiente, que sirve para ahorrar cientos de millones que se pueden destinar a mejorar la protección de la salud de los andaluces sin necesidad de hacer recortes”, señaló el presidente del Gobierno andaluz, que considera que la enmienda “de sopetón” que prevé el Gobierno es una “decisión equivocada”. “Me preocupa el empecinamiento del PP”, abundó. Con las dos subastas de fármacos ya ejecutadas en Andalucía, la Junta ha logrado un ahorro de 94 millones de euros. La medida está recurrida por el Gobierno ante el Tribunal Constitucional.

  • 1