Local

Griñán acusa al Gobierno de Rajoy de "asfixiar" a las comunidades

El Gobierno cita a Andalucía para pactar ajustes y la Junta exige un mejor trato para las autonomías más saneadas.

el 10 ene 2012 / 21:28 h.

TAGS:

"El Gobierno [de Mariano Rajoy] está asfixiando a las comunidades autónomas y provocando su incapacidad financiera". Lo denunció ayer el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, quien en una entrevista con la SER se refirió a los nuevos ajustes que el Ejecutivo del PP exigirá a las autonomías, después de que el presidente Rajoy advirtiera de que la subida de impuestos aprobada se debe en gran parte a los malos números autonómicos. De hecho, el dirigente popular aseguró que dos tercios del desfase del déficit en las arcas públicas corresponden a las comunidades (15.000 de 24.500 millones de euros).

El Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro se reunirá hoy con los 12 presidentes autonómicos del PP y citará en los próximos días, y antes de la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera -que sienta a Gobierno y comunidades- prevista la próxima semana, a Andalucía, Cataluña, Canarias y Asturias. De momento, más allá de esa comunicación, la Consejería de Hacienda que dirige Carmen Martínez Aguayo no ha recibido ninguna comunicación oficial ni conoce qué nuevos sacrificios o recortes se van a pedir a los gobiernos autonómicos.

En este contexto, y después de que otros gobiernos regionales como el catalán hayan puesto en duda esta nueva ola de ajustes del Gobierno, Griñán -que había pedido una cumbre autonómica urgente- denunció ayer que las últimas medidas aprobadas por el Consejo de Ministros "asfixian" a las comunidades y provocan su "incapacidad financiera" por dos razones: porque "limita" su capacidad de maniobra fiscal y porque directamente reduce las transferencias que llegan desde el Estado a las autonomías. El presidente andaluz se refirió al incremento "brutal" de la presión fiscal por parte del Gobierno después de que decidiera subir el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y avisó de que esta decisión impide que las comunidades puedan aplicar una subida en el tramo autonómico de este impuesto. Actualmente el IRPF se dividía al 50% entre Estado y comunidades pero tras la subida estatal el reparto quedará al 60-40%. Además Griñán censuró que la otra gran pata de los ajustes estatales meta la tijera en las transferencias a las autonomías y cifró en unos 1.200 millones de euros anuales lo que dejará de recibir Andalucía. Griñán advirtió de que en el fondo se trata de una "maniobra encubierta para privatizar servicios básicos" como la educación o la sanidad, ya que si son las comunidades las que deben seguir sufragando casi al 75% estas prestaciones y se quedan sin fondos ni vías alternativas, se aboca a "una privatización". Preguntado sobre si cree que el Estado de las Autonomías se está convirtiendo en "chivo expiatorio" de la crisis, el presidente andaluz advirtió de que éste es "un modelo constitucional y de éxito" que "no se puede convertir en chivo expiatorio de nada".

En su primera tanda de ajustes para reducir gastos públicos, en junio de 2010, el presidente andaluz fue pionero al subir impuestos en el tramo autonómico elevando la presión a los más ricos (elevó el IRPF para las rentas a partir de 80.000 euros), creando un gravamen para los bancos y también elevando impuestos a actividades contaminantes, introduciendo figuras como la tasa a las bolsas de plástico, gravadas con cinco céntimos en el Presupuesto de 2012. Además, la Junta ha recuperado el Impuesto de Patrimonio.

En rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, la consejera de la Presidencia y portavoz, Mar Moreno, defendió que Andalucía ya ha hecho "grandes esfuerzos" para reducir el déficit, "en el sector público, de ahorro o de control del endeudamiento". Subrayó que el Gobierno de Griñán advertirá de que "no vale poner el contador a cero" y que "cada comunidad debe ser responsable de la mochila de ahorro que lleva a cuestas". La intención de la Junta es que el mayor peso de los recortes recaiga sobre las autonomías que no han hecho sus deberes. "No queremos que se nos compare o se haga tabla rasa con otras comunidades mucho más endeudadas o con menos carga fiscal, que han hecho un esfuerzo muy inferior a Andalucía", señaló. En la misma línea, Griñán defendió ayer que la andaluza es una administración "saneada" y "con mejor salud financiera que la mayoría de comunidades".

Un vistazo a los últimos datos del Banco de España (ver cuadro) señalan que Andalucía, con una deuda por habitante de 1.610 euros, está por debajo de la media nacional (2.834 euros). Según datos del Ministerio, Andalucía redujo en un 7,5% su gasto no financiero desde 2008 a 2010, mientras que el comportamiento para el resto de comunidades fue de una subida media del 2,5%. "Si se aplicase este esfuerzo al resto de comunidades se conseguiría una reducción del gasto autonómico de 24.655 millones de euros", señalaron desde la Consejería de Martínez Aguayo.

Respecto a la intención del Gobierno de que se recorten 450 empresas públicas, la Junta asegura que en Andalucía el proceso de reordenación del sector público -muy contestado por los funcionarios- ha supuesto una bajada del 48%, casi la mitad, de empresas. Pasando de 231 a 119.

  • 1