miércoles, 16 enero 2019
01:54
, última actualización
Local

Griñán afirma que PSOE-A saldrá del congreso regional de julio con un esquema organizativo distinto al actual

Señala que no le gustan las "maniobras secretas y escondidas" en el  partido, sino que las cosas se las digan a la cara

el 08 may 2012 / 10:24 h.

TAGS:

El secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha manifestado este martes que el esquema organizativo del partido va a cambiar en el próximo congreso regional que se celebrará los días 6, 7 y 8 de julio en Almería y cuya organización recaerá fundamentalmente en el gaditano Juan Cornejo y en el secretario de Política Municipal, Juan Manuel Fernández.

En una entrevista con Canal Sur Televisión recogida por Europa Press, José Antonio Griñán ha explicado que como consecuencia de la designación de la actual secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, como consejera de Presidencia, la Ejecutiva Regional ha decidido que la organización del congreso recaiga en Juan Cornejo, al frente del área orgánica, y en Juan Manuel Fernández, que se encargará de la ponencia marco. Ha precisado, no obstante, que ambos estarán bajo la coordinación de Díaz, que se mantiene como secretaria de Organización hasta el congreso.

Griñán ha justificado su decisión de contar con Susana Díaz en el Consejo de Gobierno en que ha tenido un papel fundamental en la negociación entre PSOE-A e IULV-CA para alcanzar un acuerdo por Andalucía y por ello tenía que estar necesariamente donde se va a llevar a cabo el desarrollo de esos objetivos pactados. Concretamente, según ha puntualizado, la nueva consejera de Presidencia e Igualdad "va a comprobar el desarrollo del pacto".

Preguntado sobre el papel que tendrá en el partido el exconsejero de Educación Francisco Alvarez de la Chica, Griñán, que ha puesto en valor su "magnífico trabajo" al frente de ese departamento, ha manifestado que desempeñará una función en relación con las políticas sociales y ha recalcado que el esquema organizativo del partido va a cambiar en el congreso regional, con áreas deferentes que tendrá un cariz diferente. Ha precisado que a Alvarez de la Chica lo ve ahí.

Cuestionado sobre si el motivo de que Micaela Navarro no siga en el Gobierno andaluz es que apoyó a Alfredo Pérez Rubalcaba en lugar de a Carme Chacón como secretario general del PSOE, Griñán ha indicado que él sigue contando en su nuevo Ejecutivo con personas que apoyaron a Rubalcaba y que él mismo lo apoya "absolutamente".

Ha señalado que a la propia Navarro le trasladó, cuando en su día le propuso ser presidenta del PSOE-A, que tenía mucho interés en unir salud y servicios sociales, como ha hecho en su nuevo Gobierno, en el que ha desaparecido la Consejería de Igualdad y Bienestar Social.

"RUBALCABA ME PUEDE DAR ORDENES Y LAS CUMPLO"

José Antonio Griñán ha querido dejar claro que habla mucho con Alfredo Pérez Rubalcaba, con el que tiene una relación "muy bien engrasada". "Mi jefe político en el partido se llama Rubalcaba" y "me puede dar órdenes y las cumplo", ha indicado Griñán.

Preguntado sobre si ahora nadie se atreve a "toserle" en el PSOE-A, José Antonio Griñán ha manifestado que eso no es así porque en el partido cuenta con compañeros que son capaces de decirle a la cara lo que piensan. "No me gustan que no lo digan a la cara ni las maniobras secretas y escondidas", según el secretario general.

De otro lado, Griñán ha defendido que ha hecho el Gobierno que ha creído mejor para Andalucía, buscando la mejor persona para el sitio más adecuado y gente con "inteligencia colectiva", es decir, que "nos podamos entender entre nosotros mismos".

En cuanto al hecho de que no haya consejeros de todas las provincias, ha indicado que la única cuota territorial que tiene es Andalucía. Se ha preguntado que si todo el mundo pensara solo en su provincia, quién pensaría en Andalucía.

José Antonio Griñán ha indicado que, prácticamente en dos o tres semanas, estará decidida la reordenación de la estructura periférica de la Junta de Andalucía en la nueva legislatura, que reducirá a seis el número de delegados por provincia, incluidos los delegados del Gobierno de la Junta.

Para el presidente, seis es un número que está bien y ha precisado que este asunto se tiene que analizar detenidamente para ver si se pueden unir funciones distintas en un determinado número de departamentos y cómo se coordinan.

  • 1