miércoles, 20 marzo 2019
19:58
, última actualización
Local

Griñán: "Afrontar fallos internos antes que la crisis es un error"

El presidente de la Junta y líder de los socialistas andaluzas admite errores propios y del Gobierno central, pero mantiene su intención de ser candidato en 2012.

el 23 may 2011 / 21:11 h.

TAGS:

La Ejecutiva regional del PSOE analizó los resultados electorales.
18 horas después del escrutinio definitivo que confirmó la arrolladora victoria del PP en las elecciones municipales andaluzas, el secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, admitió la magnitud de la derrota. "Estoy absolutamente concernido por los resultados. Sin duda, el PP ha ganado estas elecciones. El resultado es municipal, pero no podemos cerrar los ojos al análisis regional y nacional. Sería de ceguera política no ver que el pueblo ha castigado al PSOE", dijo.

 

Griñán compareció ayer tras una reunión de la Ejecutiva Regional. Llevó consigo unas notas escritas a mano en cuartillas de papel donde había escrito un discurso y apuntado algunos datos para explicar que la razón principal de la debacle socialista se debía a la crisis y al desempleo. Era el mismo guión que el día antes, matizando mucho que el desplome socialista había sido más leve en Andalucía que en otras regiones. Pero esta vez -a regañadientes y sólo a preguntas de los periodistas- hizo autocrítica: "Reconozco errores en mi caso y en el caso nacional. Podemos habernos equivocado y hacerlo mal, pero lo más importante ha sido el efecto de la crisis", dijo.

El líder socialista asumió fallos propios y la responsabilidad de rendir cuentas al partido. Pero enseguida aclaró que no pretende variar la hoja de ruta hasta 2012: no adelantará las autonómicas, no apoyará un congreso extraordinario federal -como pidió ayer el presidente de la FAMP y alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano- y no descarta ser el candidato en 2012. "Si el PSOE me lo propone, yo seré el candidato", dijo.

La lectura de los comicios que hace Griñán dista mucho de la de sus homólogos, los presidentes de Extremadura y Castilla-La Mancha. Tanto Guillermo Fernández Vara como José María Barreda han perdido las autonómicas en sendos bastiones socialistas, y ahora los dos coinciden en interpretar el resultado en clave de "cambio de ciclo", algo que obliga al PSOE a "refundarse ideológicamente", dijo Barreda.

Pero Griñán no se siente aún virtual perdedor de las elecciones de 2012 y se resiste a aceptar que Andalucía afronta ese cambio de ciclo sociopolítico del que todos los expertos hablan. "Unas elecciones municipales no deciden un cambio de ciclo", insistió. Volvió a recordar que el desplome electoral de los socialistas en las municipales de 1995 -con una caída de 10 puntos en porcentaje de votos y la pérdida del Ayuntamiento de Sevilla- anticipó una recuperación en las autonómicas del año siguiente (con 20.000 votos más que el PP en la capital). Históricamente, entre los comicios locales y los autonómicos, los socialistas suelen recuperar entre ocho y doce puntos.

reflexión. El líder del PSOE con más afiliados de España acepta que el partido está obligado a "reflexionar" sobre la derrota, pero no quiere precipitar cambios: "Todo lo que sea afrontar los errores internos del partido socialista antes de resolver los problemas de los ciudadanos es un error de libro". Ni siquiera el proceso de primarias en el PSOE federal -que arranca el próximo sábado- convence al líder andaluz. "No podemos estar mucho tiempo hablando del PSOE", sentenció. El siguiente movimiento de Griñán será "fortalecer la acción política para recuperar la mayoría social perdida", dijo, aunque no concretó si introducirá cambios en el partido, en su Gobierno o en la agenda política para los 10 meses que faltan hasta las autonómicas.

El líder del PP-A, Javier Arenas, se quejó ayer en Jerez de que el Gobierno interprete su victoria como un "voto de castigo al PSOE". "No han votado para castigar a los socialistas, sino por la ilusión que despierta el PP", dijo.

"Todos los secretarios provinciales piden unidad"
La debacle socialista a nivel andaluz no ha desencadenado luchas internas en el seno del PSOE-A, como otras veces. Griñán dijo ayer que ningún secretario provincial interpreta la derrota como el fin de un ciclo tras 30 años de Gobierno socialista en Andalucía. "Todo lo contrario", dijo, "todos los secretarios generales han interpretado que ahora hay que fortalecer la unidad". El caso es que ningún líder provincial se ha librado del tsunami popular. El PSOE pierde cinco diputaciones y tiene menos votos que el PP en todas las provincias, excepto en Sevilla y Jaén. El de Jaén es ahora el más fuerte tras los comicios. Pero tanto Cádiz (el más crítico con Griñán) como Sevilla, respaldado por el aval de la capital y el granero de votos en la provincia, han perdido legitimidad para cuestionar el liderazgo de Griñán.

  • 1