lunes, 18 febrero 2019
16:58
, última actualización
Local

Griñán asegura que no tocará el gasto social del Presupuesto

El Gobierno andaluz reducirá el salario a sus funcionarios y altos cargos, reestructurará su sector público y recortará la factura farmacéutica

el 13 may 2010 / 20:00 h.

TAGS:

Los diputados de IU protestaron ayer en la Cámara.

Un día después de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero viviera su día más amargo en el Congreso, José Antonio Griñán acudió al Parlamento. Aún resonaba el eco de la comparecencia del plan antidéficit y el pesimismo era la nota dominante entre los diputados socialistas andaluces. Un desánimo general que contrastó con el tono firme de Griñán, que la tarde anterior se reunió en Madrid con la plana mayor del PSOE federal para conocer de primera mano las medidas de ahorro, y que se dedicó a sacar pecho y respaldar sin fisuras la actuación de Zapatero. Aseguró que Andalucía, que trabaja en su propio plan de austeridad que presentará antes del 22 de junio, también reducirá el 5% el sueldo de sus funcionarios -el 15% para los altos cargos-, reestructurará el sector público y recortará la factura farmacéutica.

El presidente andaluz explicó a los periodistas que los recortes se centrarán en los gastos de personal y las transferencias a las empresas públicas (2.899 millones de euros en 2010), de donde directamente la Junta detraerá un 5% del gasto para nóminas.

Frente a las duras críticas de PP e IU, Griñán puso todo su empeño en asegurar que el gasto social del Presupuesto andaluz no se tocará. "Haremos recortes sin afectar al gasto social ni a las inversiones previstas", sentenció, "ni se va a reducir la dependencia ni ninguna partida del gasto social".

Diego Valderas (IU) y Javier Arenas (PP) coincidieron en preguntarse cómo es posible cuando ya Zapatero ha anunciado que se congelarán las pensiones y se eliminará el derecho a la retroactividad de la dependencia. "No me diga que no están recortando, hay otras fórmulas y ustedes eligen las posiciones neoliberales y de derechas", reprochó Valderas en un discurso contundente en el que estuvo muy cómodo. "Han dejado de tener credibilidad para el votante de izquierda", señaló. "Por qué no meten la tijera en los beneficios bancarios de 2009, por qué no recuperan el Impuesto de Patrimonio, recortan los fondos a la Iglesia o a la Casa Real, luchan contra el fraude fiscal y la economía sumergida, reducen los gastos de la guerra de Afganistan o las injustas subvenciones a los latifundistas", señaló. Su grupo remató la intervención de Valderas portando unas pancartas con el lema: "Los recortes a la jerarquía católica". La respuesta de Griñán fue fácil: "Su discurso, para el Congreso, dígame una sola medida para Andalucía".

Griñán insistió en dos argumentos. Primero y sobre la dependencia, reclamó que las comunidades reciban fondos por personas atendidas y no por posibles beneficiarios, como ahora. Reclamó a Arenas su apoyo como vicesecretario de Política Autonómica del PP. El popular lamentó la "pasividad" del Gobierno ante la crisis, aseguró que se ha "perdido un tiempo precioso" y se burló de que Griñán se erija en "garante" de las prestaciones sociales. "Su consejera de Presidencia dijo que los recortes no serían abruptos. Que Dios le bendiga la intuición", ironizó.

  • 1