Local

Griñán clama contra los retrocesos sociales

Hace una defensa cerrada del Estado del Bienestar y del autonómico

el 28 feb 2012 / 20:02 h.

TAGS:

Dos mujeres del coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza, que interpretó el Himno de Andalucía durante el acto oficial, se acercaron al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en la recepción posterior ofrecida a los Medallas de Andalucía en el Palacio de San Telmo. Le pidieron una foto y le felicitaron por su discurso. Otros dos invitados anónimos le animaron al despedirse a pelear las elecciones andaluzas. A todos el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, halagado, les respondió que lo que quería dejar absolutamente claro es que en una crisis como ésta no cabe dar marcha atrás. Lo dijo en su discurso: "No podemos destruir valores fundamentales".


Es el mensaje que se afanó en trasmitir el presidente socialista desde las tablas del Teatro de la Maestranza, tomando la palabra de la Hija Predilecta, Josefina Molina, que con un discurso breve y emocionado reivindicó la lucha como seña de identidad de los andaluces. Griñán, que reivindicó que lo dicho era de su puño y letra desde la primera a la última frase, advirtió de que "la crisis no debe socavar la fortaleza del pueblo andaluz" y defendió "la igualdad" como pilar de la vida en democracia. El presidente del Gobierno andaluz se refirió a dos consensos básicos alcanzados en la Constitución de 1978: el modelo de Estado y el modelo económico. Y abogó por reformar pero sin menoscabar lo alcanzado y sin dinamitar esos acuerdos constitucionales que, a su juicio, han sido motor para el progreso y la prosperidad. "En tiempos de crisis, lejos de impugnar las bases sólidas de nuestra convivencia, deberemos de ser capaces de fortalecernos profundizando en ellas", señaló. "No se trata de resistir, sino de conservar", abundó Griñán. "Los tiempos de crisis son tiempos para reformar, pro no deberíamos caer en el error de hacerlo sin grandes consensos sociales".


Su intervención, ante los trece andaluces homenajeados con la máxima distinción de la comunidad, fue una defensa firme del Estado de las Autonomías y del Estado del Bienestar, "una de las grandes conquistas históricas de la humanidad". Ambos amenazados por la crisis. El presidente de la Junta, en un escenario de inevitables recortes del gasto público, abogó por reformas que "consoliden y no destruyan el modelo social". Situó la creación de empleo y garantizar la igualdad de oportunidades como los grandes objetivos a preservar al activar políticas para salir de la crisis.


El escenario del Teatro de la Maestranza estuvo decorado con un fondo que rendía homenaje al Bicentenario de la Constitución de 1812. Sobre La Pepa, este año de conmemoración, Griñán recordó la triple condición de "origen, modelo y mito" que le atribuyó Tomás y Valiente. Tampoco olvidó que se cumplen treinta años desde que Andalucía estrenó instituciones democráticas. Para terminar utilizó unas palabras de Rafael Escuredo y nombró a todos los presidentes de Andalucía.

  • 1