Local

Griñán defiende las autonomías porque soportan el gasto social

El presidente niega que el modelo autonómico genere «despilfarro»

el 21 ene 2011 / 21:27 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán.

El debate sobre la revisión del Estado de las Autonomías ha vuelto a la arena política unido a la necesidad de un mayor control del gasto público. El Gobierno central defiende el conjunto de reformas que está haciendo para superar la crisis, y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en una entrevista a Finantial Times, ha advertido esta semana a las comunidades de que si no se ajustan al control del gasto público, el Estado intervendrá. La advertencia ha hecho que muchas comunidades -incluida Andalucía- repliquen que no están dispuestas a perder el peso político que ahora ostentan.

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, se sumó ayer a este debate con un discurso en defensa del modelo autonómico. Pero, al contrario que otros presidentes regionales, no abordó el tema en términos políticos, sino económicos. Griñán explicó que el Estado de las Autonomías es "eficiente y equitativo". No negó que existe "duplicidad" de funciones entre el Estado y las regiones, y admitió la necesidad de "racionalizar" el funcionamiento del modelo autonómico con visos a un mayor ahorro público. Pero rechazó de plano que "el despilfarro" se haya instalado en las regiones y recordó que el mayor porcentaje de recursos de las comunidades se destina a sanidad, educación y servicios sociales.
"Todo puede ser un despilfarro, pero ese es el chocolate del loro. Si hacemos ese debate nos vamos a equivocar todos, planteando que hay que quitar tal cosa que sólo representa el 0,0001% de lo que gastamos. Lo que de verdad supone gasto para las comunidades autónomas es la sanidad, la educación y los servicios sociales, y ese gasto no es mayor que el que se está produciendo en Europa", apuntó.

Griñán explicó que el dinero que dedica Andalucía al gasto social es menor que la media de la UE. "De hecho", añadió, "en Andalucía gastamos un porcentaje para sanidad inferior a Francia, y la sanidad andaluza es mejor que la francesa. Así que, ¿dónde está el despilfarro".

El presidente de la Junta teme que el debate sobre el control del gasto público en las regiones derive en un recorte de las políticas sociales, que son las que más espacio ocupan en los presupuestos autonómicos. "Puede haber quien está impugnando el Estado de las Autonomías al mismo tiempo que impugna la sanidad, la educación y los servicios sociales públicos", señaló. Por eso Griñán criticó ayer que se esté alimentando este debate sin saber exactamente a qué dedican las comunidades el dinero público. "El problema de verdad es saber qué estamos haciendo las autonomías, ofreciendo respuesta a problemas graves de salud, investigando enfermedades que no tienen curación, facilitar becas para ir a la Universidad", dijo.

En una entrevista a Canal Sur, Griñán atribuyó al "éxito" del modelo autonómico la vertebración de Andalucía por carreteras y ferrocarriles, el desarrollo de hospitales o la creación de 10 universidades. "Antes de que Andalucía conquistara la autonomía, era impensable ir de Almería a Huelva por autovía", recordó.

Coincidencias. Los mercados internacionales y los órganos de regulación que forman parte de la Unión Europea están aplaudiendo las reformas que ha aprobado el Gobierno español para reducir el déficit público. Pero esos mismos organismos señalan a las comunidades autónomas como responsables del excesivo gasto que impide a la economía española recuperarse al ritmo al que lo está haciendo la alemana.

La revisión del Estado de las Autonomías es un escenario político frágil que despierta las susceptibilidades de todas las comunidades. Los grupos nacionalistas han respondido con mayor beligerancia. Pero tanto el discurso del PSOE como el del PP confluye en algunos puntos: ambos defienden el modelo autonómico, y ambos reconocen que hay "disfuncionalidades" y que es "mejorable". Por ahora, el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, ha sido el más explícito al plantear si cabría "discutir si cada comunidad debe tener una televisión" autonómica.

  • 1