Griñán defiende su Gobierno y descarta una remodelación ahora

En declaraciones a El Correo afirma que "los cambios se hacen, no se anuncian".

el 15 nov 2009 / 22:11 h.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, quiso despejar ayer cualquier atisbo de crisis interna en el PSOE o en el Gobierno, en respuesta a los comentarios e hipótesis que circulan desde hace un par de meses en el ámbito del propio partido y que, recientemente, han ocupado titulares en los medios de comunicación dando pábulo a diferentes interpretaciones.

En respuesta a las preguntas de El Correo, afirmó ayer: "No existe problema alguno con que yo sea presidente de la Junta de Andalucía y Manuel Chaves secretario general del partido. Es posible gracias a que el entendimiento entre ambos es total". Interrogado por la posibilidad de un congreso extraordinario que lo situara al frente de la Secretaría General, Griñán advirtió que "si en un futuro se tienen que hacer cambios en el partido, estos se realizarán con el acuerdo mutuo y común entre el secretario general y el presidente de la Junta. Teniendo siempre presente el régimen estatutario del partido", lo que viene a significar que su deseo es que ante tal escenario los cambios se limiten a la secretaría general, sin afectar en ningún caso a la estructura regional ni a las provinciales. De celebrarse la cita extraordinaria en esa dirección, manteniendo el statu quo, Griñán podría garantizarse un congreso sin confrontaciones, consagrado a su elección como secretario general.Al menos, esa es su intención. Igualmente, con esa fórmula aleja cualquier atisbo de enfrentamiento con la actual dirección, singularmente con Luis Pizarro, actual vicesecretario y consejero de Gobernación.

A lo que dice no renunciar Griñán es a recuperar a dirigentes que quedaron en el camino tras los últimos procesos congresuales: "Si todos estos movimientos y declaraciones atienden a intereses particulares, a querer aprovechar el cambio para afianzar posiciones, he de decir que se está perdiendo el tiempo y que se equivocan. Soy partidario de la recuperación de todos cuantos quieran seguir trabajando por el proyecto. No lo soy de la sustitución. Las mayorías están afianzadas y ellas son las encargadas de mantener la iniciativa estratégica. Este es un proyecto conjunto, no excluyente". Y agregó: "Siento el apoyo y el cariño de todo mi partido. Siento que tengo su respaldo a mi gestión y que me acompaña en mis iniciativas. Eso es lo que me hace sentir un liderazgo consensuado".
Por otra parte, el presidente de la Junta quiso salir en defensa de su Gobierno. "El Gobierno que presido es mi Gobierno, el que yo he elegido. El conjunto de hombres y mujeres que he querido poner al frente de la gestión de la Junta de Andalucía teniendo siempre presente el mérito y la capacidad de cada uno. Con mi llegada a la presidencia de la Junta de Andalucía, ocho de las 15 consejerías cambiaron de titular, y al resto los mantuve en sus respectivas carteras porque estaba muy contento con la gestión que venían desarrollando".
En cualquier caso, negó que exista previsión alguna de cambios en el ejecutivo andaluz:"En el momento de formar el Gobierno pude cambiar 15 o ninguno. Cada martes tengo la potestad de hacer los cambios que estime oportunos. Lo que no hago es anunciar los cambios. Los cambios se producen, no se anuncian", dijo, aunque insistió en que "ni remotamente" pasa por su cabeza remodelar el Gobierno. Lo que sí había anunciado Griñán públicamente es una futura remodelación del Ejecutivo cuando se aplique la ley de la descentralización, por la que desaparecerán consejerías y cambiará profundamente la estructura territorial de la Junta.

A juicio del presidente, el Gobierno ha demostrado durante estos seis meses una elevada fiabilidad, capacidad política y eficacia. Entre los principales logros destaca que tanto la financiación autonómica como la fusión de Unicaja con Cajasur están en su recta final, así como la firma de un nuevo acuerdo de Concertación Social y la deuda histórica. Se muestra convencido del peso político de su Gobierno -"en él están la número cuatro del partido en España y el número dos de Andalucía"- y de su eficacia, lo que le ha permitido "afrontar con garantías" la coyuntura económica, con paquetes anticrisis o movilizando 70.000 viviendas. "Tenemos un proyecto común y de futuro, donde todas las consejerías han ido todas a una".

En las últimas semanas el entorno del Gobierno y el PSOE ha sido una jaula de grillos por las supuestas diferencias entre Griñán con Chaves y Pizarro, un extremo negado por completo por el presidente, quien en su comparecencia en Los Diálogos de El Correo de Andalucía declaró ser "el líder del PSOE andaluz", unas declaraciones que atizaron aún más el desconcierto.

  • 1