Local

Griñán descarta tocar los impuestos y augura que el paro crecerá en otoño

El desplome de ingresos que prevé la Junta y que complicará al máximo el Presupuesto de 2010, no se paliará con una subida de impuestos. El Gobierno andaluz descartó ayer tocar los tributos. Tampoco bajará la presión fiscal. Y lanzó un aviso al Ejecutivo de Zapatero: no se hará cargo de las ayudas a los parados que agoten su prestación.
> > UGT se movilizará si no hay Concertación antes de fin de año
> > La Junta promete que en 2010 los ayuntamientos tendrán sus leyes

el 16 sep 2009 / 08:01 h.

TAGS:

El desplome de ingresos que prevé la Junta y que complicará al máximo el Presupuesto de 2010, no se paliará con una subida de impuestos. El Gobierno andaluz descartó ayer tocar los tributos. Tampoco bajará la presión fiscal. Y lanzó un aviso al Ejecutivo de Zapatero: no se hará cargo de las ayudas a los parados que agoten su prestación.

Con la crisis y la gripe A como telón de fondo, el presidente del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán, marcó ayer las prioridades del curso político oficialmente inaugurado este septiembre.

El otoño seguirá marcado por los malos datos económicos y el presidente prefirió avanzar lo previsible: el paro seguirá creciendo en Andalucía. Hay indicios de que "lo peor de la crisis ha pasado" pero Griñán aún se siente obligado a ser "cauteloso". Quedan meses crudos, sostuvo.

Una de las primeras tareas del Gobierno autonómico será aprobar el Presupuesto andaluz para 2010 y no será nada fácil. La Consejería de Economía calcula una brutal caída de los ingresos. Sólo los recursos que llegan desde el Estado por vía tributaria se desplomarán aproximadamente un 50%. Con las arcas públicas tiritando, será difícil afrontar el gasto público. Más que nunca hay que definir las prioridades y apretarse el cinturón. "El Presupuesto será extraordinariamente austero", sentenció Griñán. Aproximadamente dos tercios del gasto se van a mantener. La tijera no entrará en sanidad, educación o ayudas sociales, prometió el presidente. Se estrenarán ayudas como la beca de 6.000 euros para los estudiantes con peores condiciones económicas y se mantendrán otras como la gratuidad de los libros de texto.

Del monto restante es de lo que habrá que reducir drásticamente, avisó el dirigente andaluz. "Toca un importante esfuerzo de contención", señaló. Aún no se ha precisado qué sufrirá los recortes más sonados. Los altos cargos mantendrán su sueldo congelado, avisó Griñán, y la subida para los funcionarios andaluces será igual a la pactada en Madrid. Moderada, espera la Junta.

A diferencia de lo previsto por el Gobierno de la nación, la Junta descartó ayer totalmente subir o bajar los impuestos. Griñán consideró que no será necesario tocar la presión fiscal en Andalucía un día después de que Zapatero pidiera a los ciudadanos un "pequeño esfuerzo", perfilara una subida de la tributación para las rentas de capital y plusvalías y avanzara que el Gobierno eliminará la devolución extraordinaria de 400 euros del IRPF. La Junta, con menos competencias, no baraja recurrir a una subida de impuestos para aumentar su recaudación y sí agotará el límite máximo de endeudamiento permitido (2,5% del PIB).

Precisamente ayer el Consejo de Gobierno dio luz verde a una ley que refunde toda la normativa tributaria de la Junta. La norma reúne todas las decisiones que en materia tributaria ha ido adoptando la Junta en los últimos años, pero no modifica ningún impuesto. El Ejecutivo autonómico tiene cada vez más potestad sobre los tributos, pero aún a gran distancia de la que tiene el Estado. El último modelo de financiación autonómica -que tramita el Congreso- dejará en manos de las autonomías el 50% del IRPF y el IVA y el 58% de los Impuestos Especiales.

El anuncio de Griñán no dejó indiferente a la oposición. El PP se quejó de que no reduzcan los impuestos a las familias con más necesidades. Por el contrario, IU lamentó que el Ejecutivo andaluz no aproveche para elevar la presión fiscal sobre las rentas más altas. El presidente del PP-A, Javier Arenas, exigió una bajada en los impuestos para compensar la repercusión que tendrá en Andalucía la subida de tributos que prevé el Gobierno central. El líder del PP-A instó a Griñán, en declaraciones a Efe, a aplicar una reducción de impuestos para las familias andaluzas de rentas medias y bajas y a poner en marcha un paquete de medidas que favorezca las inversiones y el acceso a la vivienda. IU acusó al presidente de la Junta de colocarse "al lado de los ricos" y lamentó que vuelva "a situarse a la vanguardia de las políticas económicas neoliberales con su negativa a aplicar una subida de impuestos a las rentas más altas".

El presidente andaluz marcó distancias respecto al Gobierno central en las ayudas para los parados que agoten su prestación. Después de que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, planteara que las comunidades se hicieran cargo de estas ayudas de 420 euros a desempleados una vez que se agoten los seis meses que abonará el Estado, Griñán dio un portazo a la propuesta. El presidente andaluz dejó muy claro que la Junta no está dispuesta a asumir el pago de esa subvención y remarcó que el Gobierno andaluz no tiene competencias en materia de prestaciones por desempleo. "El Gobierno andaluz toma sus propias decisiones", subrayó Griñán, sin ocultar que está molesto porque el Ejecutivo de Zapatero quiera endosar a las comunidades ese gasto extraordinario, que sería especialmente abultado en Andalucía. "Cada uno tiene que ejercer sus competencias, yo no apruebo una política y pido que me la complete el Gobierno", señaló el dirigente andaluz.

La Junta aseguró que elevará el dinero destinado a la reinserción laboral de los parados y puntualizó que ampliará los planes Memta (sumará 60 millones de euros antes de final de año) o Proteja (planea una prórroga en 2010). Lo que no está en absoluto garantizado es que el próximo año la Junta apruebe la ley que regula la renta básica y que sustituirá al actual salario social, destinado a las familias sin recursos, cada vez más en crisis. La norma está prometida desde 2008 pero no está en el calendario urgente del Gobierno andaluz. ¿Por qué este nuevo retraso? Griñán fue muy claro: "No me comprometo con aquello que no puedo financiar", zanjó.

  • 1