Local

Griñán elude valorar la huelga y promete reforzar el diálogo

Valderas acusa al presidente de la Junta de «esconderse» y Arenas de ser «servil» a Zapatero durante la sesión de control al Gobierno en el Parlamento.

el 30 sep 2010 / 19:54 h.

TAGS:

El presidente, José Antonio Griñán, y la consejera de Presidencia, Mar Moreno.

El 29-S pasó casi inadvertido en el Parlamento -sólo se notó en la ausencia de IU- y, un día después, Izquierda Unida no dudó en reprochar a PSOE y PP que se "escondieran" en la Cámara a "esperar a que pasara la huelga". El coordinador regional de la federación, Diego Valderas, aprovechó su turno en la sesión de control al Gobierno para cargar las tintas contra el presidente andaluz, José Antonio Griñán, al que acusó de ignorar el "clamor de la calle" que exigía una "rectificación" de sus políticas económicas.

El presidente eludió valorar la huelga general -"no me corresponde a mí hablar de éxito o de fracaso", dijo- pero garantizó que su Ejecutivo reforzará el diálogo social para cumplir con los compromisos del VII Acuerdo de Concertación.Griñán insistió en que a IU le "interesa hablar de la huelga" y que lo hace con fines "electorales", mientras que a su Gobierno lo que le preocupa es el paro. Y volvió a defender que el Parlamento no cambiara su agenda por la protesta: "La democracia no se toma vacaciones". Pero Valderas le echó en cara que se esté separando de los colectivos de izquierda y acercándose cada vez más a la "bancada de la derecha". Si la Junta va a intensificar el diálogo social -sostuvo el dirigente del IU- debe haber "autocrítica" y ser un diálogo "con contenido".

Huelgas aparte, el rifirrafe que mantuvo el presidente con el líder del PP andaluz, Javier Arenas, se centró en las relaciones de Griñán con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero. El dirigente popular acusó a Griñán de practicar el "sí, buana" con Zapatero, de ser "servil y sumiso" y haberse "rendido" aceptando un "pésimo sistema de financiación, que no se ejecuten las inversiones, que Andalucía no tenga plan de empleo específico", el deslinde de Doñana y el recorte de VPO. Arenas quiso calentar el ambiente del acto que celebrarán Zapatero y Griñán mañana en Sevilla, para presentar a los candidatos municipales, y denunció que uno y otro son "malos para Andalucía". "Usted intenta distanciarse de Zapatero de forma ficticia, pero Zapatero ante el único que se crece es ante usted", le espetó al presidente de la Junta.

Éste, que aseguró que irá a los tribunales "o a donde sea" si alguna vez el Estado discrimina a Andalucía, rescató los 2.500 millones que Aznar dejó a deber a Andalucía y recriminó a Arenas que los barones del PP no piensen igual que él y opinen que Andalucía es la que se lleva más dinero del Gobierno. "¿Quién miente entonces? Hay un carajal autonómico en su partido y usted es el responsable", le dijo a Arenas, también vicesecretario de Política Autonómica del PP.

El líder popular volvió a reclamar que la Junta pueda pagar sus deudas al Estado con los solares que recibió de la deuda histórica, algo en lo que Griñán ni siquiera entró porque los Gobiernos central y autonómicos han reiterado que es ilegal saldar en suelo las cantidades de la liquidación del sistema de financiación. Además, el Parlamento rechazó, con la mayoría socialista, que los ayuntamientos puedan abonar sus deudas estatales con terreno, algo que ya han solicitado algunos ayuntamientos gobernados por el PP. Lo que sí se aprobó fue la creación de un grupo de trabajo en la Cámara para mejorar la formación del profesorado. Los populares, que rechazaron el dictamen del anterior grupo de trabajo, apoyaron ayer la iniciativa socialista e IU quiso desmarcarse del PSOE con una abstención.

  • 1