Griñán explora el diálogo con el PP para sellar un gran Pacto por Andalucía

El presidente cita al líder popular, Juan Ignacio Zoido, el lunes para abrir el diálogo. La oposición desconfía de la oferta y pide un debate en el Parlamento andaluz

el 08 ene 2013 / 12:43 h.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, recibió ayer en San Telmo al alcalde de Bilbao.
A imagen y semejanza de los Pactos de la Moncloa, que buscaron en el inicio de la Transición el acuerdo de los principales partidos políticos con los sindicatos y organizaciones empresariales en grandes acuerdos que fueron ratificados en el Congreso y el Senado. Es lo que quiere conseguir el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que ayer compareció públicamente para dar el pistoletazo de salida al gran Pacto por Andalucía, que planteó el pasado julio y que buscará una salida consensuada de la crisis. Será el gran reto político de su Gobierno en este nuevo año. El lunes, Griñán recibirá al presidente del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, con quien estrenará la ronda de contactos políticos y fijará una metodología de trabajo.

 

El objetivo central: "dar un giro a la dialéctica política", resumió el dirigente socialista, convencido de que "el discurso de la herencia recibida o de las promesas incumplidas nos está separando a todos". No concretó mucho más, simplemente trasladó el deseo de unir fuerzas para darle la vuelta a los pronósticos que apuntan a un 2013 con más paro, tan malo como el año que acaba de irse. Griñán insistió en que se trata de un gran acuerdo que debe venir "de abajo a arriba". El pacto está abierto a organizaciones sociales y económicas, más allá de partidos, sindicatos y empresarios. Se abrirá el diálogo con mundos tan dispares como el de la sanidad y la educación, el cooperativismo, la cultura o el turismo, explicó el presidente, que no concretó -pese a las preguntas reiteradas en ese sentido- en qué exactamente va a consistir ese gran acuerdo o qué asuntos se van a abordar y con quién. Son ocho grandes ejes, continentes genéricos donde cabe todo: por el empleo, la inclusión social, la juventud, la sanidad y la educación públicas, en defensa del Estatuto de Autonomía o por la cultura andaluza.

El presidente apostó por el diálogo y el entendimiento con el Partido Popular y, sobre todo, con el Gobierno de la Nación. Griñán ha pedido al presidente Mariano Rajoy una reunión bilateral -sería la segunda de la actual legislatura- y que se convoquen de forma urgente los grupos de trabajo que se acordaron en la Conferencia de Presidentes. Sobre la mesa está pendiente la revisión del sistema de financiación autonómica y otro reparto del déficit público entre administraciones. Ahora mismo las comunidades soportan la mayor carga de los ajustes. Se acordó también una reforma para evitar duplicidades entre administraciones o una mayor coordinación entre las políticas activas y pasivas de empleo, que comparten el Gobierno y las comunidades. El presidente de Andalucía reclamará a Rajoy otra convocatoria de la Conferencia de Presidentes en la primera mitad de 2013.

Preguntado sobre si ve posible un acuerdo con el PP en un momento de tanta confrontación y en el que las diferencias de modelo para salir de la crisis o ideológicas son tan importantes, Griñán se mostró seguro de que "siempre hay puntos de entendimiento". Igualmente eludió aclarar si el Pacto por Andalucía se convertirá en una gran movilización social en la calle contra los recortes del Gobierno del PP, como ha venido defendiendo Izquierda Unida, socios en la Junta. "Un pacto con todos los sectores sociales es una gran movilización", se limitó a responder Griñán. Tampoco quiso el presidente aclarar si en este año su Gobierno acometerá nuevos recortes para cumplir con el objetivo del déficit público, después de que los últimos datos del Ministerio de Hacienda situaran a Andalucía entre las comunidades que se están desviando, con un plan de ajustes ejecutado al 33% y una recaudación tributaria que se queda a la mitad de lo previsto. "Me preocupa el déficit, pero lo que de verdad me preocupa es el paro", señaló el presidente andaluz.

Desde el Partido Popular se respondió a la oferta de diálogo con la petición de un pleno extraordinario en el Parlamento andaluz este mismo mes. La desconfianza preside la antesala de la reunión entre Griñán y Zoido y ayer el portavoz parlamentario del PP-A, Carlos Rojas, confió en que el acuerdo no se limite "a una foto ni a fuegos de artificio" y que ese gran acuerdo no se use para la confrontación con el Gobierno de la Nación. Por delante la oposición pone una condición para entablar un diálogo anticrisis, que se aborde una profunda reforma de la administración andaluza "para reducir grasa política".

Éste no es el primer acuerdo anticrisis que se rubrica en Andalucía. En 2010, Griñán abrió el diálogo con el entonces líder del PP-A, Javier Arenas, tras una sonada bronca en el Parlamento. Entonces se produjeron más de siete reuniones entre los diferentes partidos, con IU en un papel secundario y sindicatos y empresarios también desde la segunda fila, que culminaron en una veintena de medidas contra la crisis aprobadas en la Cámara autonómica.

Cita con el ala más moderada del PNV en pleno envite de Cataluña

No era más que una cita protocolaria entre el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna (PNV) y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. Ayer se encontraron en el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz, aprovechando una visita del vasco a Sevilla. El regidor bilbaíno acaba de ser designado Alcalde del Mundo 2012 por la Fundación City Mayors y es un viejo conocido del presidente andaluz. Azkuna fue consejero de Salud del País Vasco cuando Griñán fue ministro de Sanidad, de 1992 a 1993.

Como ayer la agenda iba de citas protocolarias de enorme calado político, el presidente Mariano Rajoy y el catalán Artur Mas coincidían por vez primera tras las elecciones catalanas y el anuncio de la convocatoria de un referéndum soberanista, en San Telmo no pasó tampoco desapercibido el encuentro desde la óptica del debate territorial. Y es que el País Vasco, como Andalucía, puede jugar un papel clave en el caso de que el Gobierno español abriera el diálogo bilateral con concesiones políticas a Cataluña. Un escenario, por otra parte, improbable ante la postura política del PP. En ese sentido, fuentes del Gobierno andaluz admitieron que el alcalde de Bilbao encarna el ala "más españolista" del PNV y puede resultar una pieza clave en este escenario.

  • 1