Local

Griñán insiste en que no se dejará arrastrar por un adelanto electoral

Arenas le acusa de gestionar un “Gobierno provisional” y le exige el mismo trato a los consistorios gobernados por el PP.

el 26 may 2011 / 20:22 h.

TAGS:

"Los ciudadanos nunca se equivocan. Ni cuando nos daban su apoyo, ni ahora que nos lo han retirado". El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se llevó el jueves al Parlamento un discurso escrito con un balance sereno sobre el hundimiento en las municipales del PSOE , desbancado por el PP en número de votos.

Se enfrentaba cara a cara por primera vez desde los comicios con el líder del principal partido de la oposición, Javier Arenas, pero el pulso fue de los más livianos que han tenido en los últimos dos años. "Yo no pensaba hablar de las elecciones", dijo Arenas. "Yo quería un debate de guante blanco", replicó Griñán.

El presidente andaluz empezó diciendo que a pesar de los resultados electorales su legitimidad para gobernar hasta las autonómicas "sigue intacta". Arenas no le replicó: "Tiene usted toda la legitimidad", añadió. Eso sí, le advirtió de que está al mando de un "Gobierno interino" que no hará reformas ni leyes de calado en los próximos diez meses, e insistió en pedir -por tercera vez desde el 22-M- elecciones separadas de las generales. "El que las elecciones sean juntas o separadas no depende sólo de mí, también depende del Gobierno. Yo sólo le puedo decir que las andaluzas serán en marzo de 2012", respondió Griñán.

El escenario postelectoral que dejó devastados a los socialistas en toda España ha reforzado la hipótesis de un adelanto de las elecciones generales . La incertidumbre en la que se mueve el PSOE federal estos días, con un grupo de barones regionales decantado por el congreso extraordinario para elegir al sustituto de Zapatero, y otros afines a las primarias, está fracturando la estructura orgánica del partido.

En parte por eso, Griñán aplaudió el gesto de la ministra de Defensa, Carme Chacón , que decidió ayer, a su pesar, no presentar candidatura en las primarias para evitar desestabilizar al Gobierno.

Griñán abomina del congreso federal porque cree que precipitaría el adelanto de las elecciones generales y expondría la estabilidad del país al apetito voraz de los mercados internacionales.

En el Comité Federal del sábado defenderá "una posición unánime" del PSOE andaluz (una de las agrupaciones de más peso en la Ejecutiva federal) a favor de las primarias. A pesar de que algunos secretarios provinciales como el de Cádiz, Sevilla y Almería le reprochan a la dirección andaluza no haberles consultado.

La dirección del PSOE-A se decanta por una lista unánime en las primarias. Al inhibirse Chacón, parece que el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, es el mejor posicionado para sustituir a Zapatero, aunque algunos diputados socialistas andaluces opinaban que la transición no se entendería entre la ciudadanía si al final sólo concurre un solo candidato en las primarias.

El debate postelectoral también dio protagonismo a los ayuntamientos. Arenas dirige ahora a un grupo parlamentario con 47 diputados, de los que la mitad son alcaldes (diez lo son tras los últimos comicios) y quiere esgrimir ese municipalismo en la Cámara. "Le pido el mismo trato a todos los ayuntamientos, sean del color que sean", le dijo al presidente. "Sin duda", respondió Griñán, "estoy convencido de que ello ocurriría si volvieran a ganar las generales".

El presidente instó a los alcaldes de la bancada popular a "levantar la mano" si la Junta les había dado "un trato desigual". El portavoz parlamentario del PP, Antonio Sanz, batió los brazos hacia arriba, pero los diputados no reaccionaron ni a las palabras de Griñán ni al gesto de Sanz. El portavoz adjunto de IU, José Manuel Mariscal, también criticó la falta de financiación de los alcaldes.

  • 1