sábado, 16 febrero 2019
09:39
, última actualización
Local

Griñán lima aristas a la ‘gran caja’

El presidente buscará hoy el consenso de los cuatro partidos políticos para lograr que cuaje la fusión entre las entidades financieras andaluzas de mayor peso.

el 27 jun 2010 / 20:44 h.

TAGS:

Griñán recibirá hoy a Valderas y a Pilar González.

A priori, el consenso de los cuatro partidos políticos con representación en los consejos de administración de las cajas de ahorro andaluzas no garantiza la creación de la "gran caja andaluza" que anela el presidente de la Junta, José Antonio Griñán. PSOE, PP, IU y el PA cuentan actualmente con 15 representantes repartidos entre los consejos de Unicaja y Cajasol: concejales, alcaldes, diputados provinciales y autonómicos. Caja Granada no posee ningún cargo electo en su consejo, y el de Cajasur es inexistente porque fue desmontado por el Banco de España tras ser intervenida.

Sin embargo, la falta de unidad de las fuerzas políticas podría ser un obstáculo, por eso Griñán ha decidido reunirse con sus homólogos en la oposición y limar todas las aristas políticas que les separen de un objetivo que, en algún momento, todos han reivindicado desde sus filas: "fortalecer el sistema financiero en Andalucía".

La ronda de contactos empieza hoy. Griñán recibirá primero en su despacho de la Casa Rosa a Diego Valderas, coordinador general de IU en Andalucía, y acto seguido hará pasar a Pilar González, secretaria general del PA. Previsiblemente, los encuentros con Javier Arenas, presidente del PP-A, y con Rafael Velasco, vicesecretario general del PSOE-A, serán mañana.

De antemano todos están de acuerdo y han adelantado que acudirán a la reunión con el presidente con una postura "constructiva". Valderas explicó ayer que le presentará a Griñán "un decálogo" para construir una gran caja andaluza "de carácter público". "Este pacto debe ser una gran obra social que mantenga el carácter público de las cajas de ahorro, para que sirva de la mejor manera a los intereses de Andalucía", dijo a Europa Press. Arenas también avanzó el pasado viernes que llevará dos condiciones al encuentro con el presidente: un "escrupuloso" respeto a los órganos de gobierno de las cajas, y un "análisis muy serio" sobre la viabilidad de las fusiones y el Sistema Institucional de Protección (SIP). Cabe esperar que Griñán y Arenas se encuentren en la primera premisa del líder del PP, porque el presidente, cada vez que exhorta públicamente a la unidad de las cajas de ahorro -incluso cuando anunció la ronda de contactos políticos- siempre ha apostillado que "el impulso final le corresponde a los órganos de gobierno de las cajas".
Sobre el segundo punto, en cambio, puede haber más fricciones, porque Griñán ya ha sido muy claro respecto al proceso que ha iniciado Caja Granada de fusión fría con entidades financieras del Levante español. "No es tiempo de pequeñas entidades financieras", dijo hace dos días. El presidente conminó a la entidad granadina a repensar por qué está buscando una fusión que le obligará a trasladar su domicilio bancario a Madrid, cuando puede fortalecer la fusión de cajas andaluzas desde Granada.

El presidente de la Junta tiene en la cabeza un gran acuerdo entre Unicaja y Cajasol, dos de las diez entidades financieras más potentes del país -"están condenadas a entenderse"-, y espera que ambas se coaliguen para pujar por Cajasur, y que Caja Granada se integre en la operación. Con ese esquema mental ha llegado incluso a corregir a la secretaria general del PSOE de Granada, Teresa Jiménez, cuando ésta planteó que una fusión fría también serviría a los intereses andaluces.
Velasco avanzó ayer que el PSOE pondrá su "fuerza y convicción para conseguir una gran caja en Andalucía al servicio de los empresarios, autónomos, pymes y los ciudadanos que necesitan créditos". Y agradeció que Arenas y Mariano Rajoy, en un mitin del sábado en Córdoba, "pidieran públicamente que Cajasur se quedara en Andalucía", algo que "es una novedad", dijo.

  • 1