sábado, 20 abril 2019
00:46
, última actualización
Local

Griñán llama a la movilización de sus votantes para evitar la "hibernación"

El contexto era amistoso, la presentación de la Fundación Alfonso Perales, pero Griñán aprovechó la reunión de la familia socialista para levantar la voz y exigir cambios, nervio, movimiento. Reclamó una movilización urgente para conquistar más votos y activar a los fieles -una lección bien aprendida por la derecha- y sensibilidad para evolucionar con la sociedad.

el 16 sep 2009 / 08:37 h.

TAGS:

El contexto era amistoso, la presentación de la Fundación Alfonso Perales, pero Griñán aprovechó la reunión de la familia socialista para levantar la voz y exigir cambios, nervio, movimiento. Reclamó una movilización urgente para conquistar más votos y activar a los fieles -una lección bien aprendida por la derecha- y sensibilidad para evolucionar con la sociedad.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se aferró ayer al atril como si estuviera en un mitin, se vistió el traje de secretario general del PSOE-A que no será hasta 2012 y compuso el gesto de los grandes momentos: serio, rotundo, aleccionador. Lo hizo para reclamar a sus correligionarios un esfuerzo extra, que pasen a la ofensiva ideológica, que se muevan, que se definan, que transmitan a la población los valores del socialismo. Y que convenzan. Sobre todo hay que "conquistar y seducir" a los votantes de izquierda poco motivados y que no votan o votan conservador.

Griñán les marcó en rojo lo que no se debe repetir más. "Esa movilización social la estamos necesitando. No podemos estar a la defensiva con la derecha, nunca más. El PSOE tiene complejos, los clásicos de la izquierda y, además, en ocasiones hemos orillado nuestro pensamiento, hemos atrincherado ideas, y no hemos evolucionado con la sociedad", lanzó encendido, en un ejercicio de autocrítica que acalló a las más de 500 personas que llenaban el auditorio.

Ante su predecesor al frente de la Junta, Manuel Chaves, Griñán defendió la necesidad de regenerar las ideas del partido frente a esa "derecha rancia que desdeña al que piensa", animó a los socialistas a movilizarse "por convencimiento, y no por creencias, como otros", y a evitar la "hibernación". La maquinaria electoral del PSOE-A, "perfecta" hasta el momento elección tras elección, no es suficiente, remarcó. "Hay que aprender a convencer con verdad, no con un debate guarro y sucio". Sabedor de que las ideas, si no se concretan, corren el riesgo de morir en los decálogos de buenas intenciones, recomendó al PSOE que huya de las "abstracciones que no se entienden", que baje a la calle y haga propuestas de calado y a largo plazo. "La urgencia en la política sería como pisar las semillas", dijo copiando al ex consejero Vallejo. No paró de pedir el compañero Griñán: responsabilidad, compromiso, liderazgo. Luego vinieron los ánimos para la guerra: "Tenemos ejército, tenemos territorio, tenemos las condiciones efectivas para avanzar. Por eso no podemos estar a la defensiva", concluyó.

Los discursos de Chaves y del ex presidente del Gobierno, Felipe González, sonaron casi a susurro, tan elevado fue el tono de su antecesor. Ambos se limitaron a palabras más entrañables glosando la figura de Perales, pero aludieron al mensaje de Griñán. "Los socialistas andaluces pueden aspirar a todo y no renuncian a nada, son un punto de referencia", animó Chaves. Y Felipe puso el colofón: "La respuesta al futuro está no en nuestro ombligo, sino en la cara de la gente. Necesitamos ideas que permitan ir cambiando realidades pero prestando atención a la realidad".

  • 1