Local

Griñán mantendrá las elecciones en marzo pese al adelanto nacional

Zapatero habló con el presidente andaluz, que se mantuvo firme en la fecha de marzo, una decisión respetada por Rubalcaba.

el 29 jul 2011 / 19:33 h.

TAGS:

Mar Moreno, ayer en rueda de prensa tras anunciar Zapatero el adelanto de las elecciones generales

Si el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, hubiera tenido la intención de adelantar las elecciones andaluzas, él mismo habría comparecido ayer ante los medios de comunicación, pues anuncio de semejante trascendencia no podía delegarlo en su consejera de Presidencia, Mar Moreno, quien convocó a los periodistas con urgencia para decir que no, que hay intención de agotar la legislatura regional aunque haya comicios generales el 20 de noviembre.

Por tanto, sigue en pie la fecha de marzo de 2012, con lo que, en principio, Griñán mantiene su palabra -varias veces dicha- de que a los socialistas les queda mucho trabajo por hacer en los próximos siete meses, así que, a trabajar. Su calendario no se verá alterado por la convocatoria nacional, de manera que, por primera vez en casi dos décadas, ambas llamadas a las urnas no coincidirán, asunto que el presidente andaluz y el candidato socialista a las generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, analizaron el pasado lunes en Sevilla.

Las diferencias son palpables entre los gobiernos regional y estatal. Aquí, el PSOE goza de mayoría absoluta y podrá sacar adelante en solitario una de las pruebas más difíciles de cualquier ejecutivo: la elaboración de los presupuestos anuales. Allí, en cambio, tendría necesariamente que pactar con los partidos nacionalistas, operación que comporta un trueque, tú me das el sí a las cuentas, yo te aumento las inversiones para tu comunidad, que, a tenor de cómo está la financiación autonómica -escasa, falta de liquidez-, traería más enfrentamiento aún entre comunidades, sobre todo entre las del PP, que, tras el 22-M, son mayoría.

Al anunciar ayer el anticipo de las elecciones estatales, José Luis Rodríguez Zapatero, jefe del Ejecutivo central, admitió que había hablado con el presidente andaluz sobre la cuestión, pero no reveló si le había solicitado que también hiciera lo mismo en esta comunidad. Se limitó a decir que a Griñán le corresponde decidir al respecto, es decir, la disolución de la Cámara regional y la convocatoria de comicios. Y tampoco Mar Moreno reveló el contenido de la conversación mantenida entre los dos líderes socialistas.

Pero lo cierto y verdad es que, pese al runrún de las últimas semanas sobre este adelanto de los comicios nacionales, Griñán ha sido una de las pocas personas a las que Zapatero confió realmente que se iba a producir. Andalucía, de hecho, es el mayor granero de votos socialistas, y su delegación es la de más peso en los órganos del partido.

Pese a la expectación levantada por la rueda de prensa urgente convocada, una vez escuchado al jefe del Gobierno central, por Moreno en el palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, la consejera y portavoz del Ejecutivo regional se encargó de recordar que Griñán no una, sino varias veces, había manifestado su intención de agotar mandato. Cuando fue preguntada si semejante decisión era inamovible, sentenció que era a él a quien correspondía decir sí o no, e insistió en sus palabras, terminar la legislatura.

Rubalcaba, quien acudió a Sevilla el pasado lunes con su equipo electoral, para coordinar agenda con Griñán y el suyo, habló de la opción de este último de llamar en solitario a las urnas. Y se limitó a decir que respetaba su decisión tanto como respetaba la del presidente Zapatero, y ni siquiera se pronunció si ir por separado beneficiaría o perjudicaría a sus resultados electorales. Moreno también declinó realizar valoraciones sobre la idoneidad de ir juntos o cada uno por su lado.

No en vano, el propio Griñán, en el encuentro del lunes, ya dijo que la fecha de marzo estaba bien y, por tanto, dejaba claro ante Rubalcaba que, aunque Zapatero dijera otoño, él diría primavera. En el PSOE-A tampoco preveían un escenario distinto al de terminar la legislatura. Rubalcaba es ya el candidato oficial del partido a las elecciones generales, pero Griñán todavía no lo es para las andaluzas, designación que se realizará tras el verano.

Al echar la vista atrás, las elecciones autonómicas se celebraron en idéntica fecha que los comicios generales en las convocatorias de 1996, 2000, 2004 y 2008 (las cuatro últimas). Por separado fueron las de 1982, la primera con la autonomía plena, y 1990, año en el que parten los seis mandatos de Manuel Chaves al frente del Ejecutivo regional. En cambio, las de 1994 fueron conjuntas con las del Parlamento europeo. Todas las ganaron los socialistas por mayoría absoluta (en cinco citas) o simple (en el resto).

En los siete meses que restan, Griñán tendrá que enfrentarse al reto de darle la vuelta al rosario de encuestas que hablan de mayoría absoluta del Partido Popular, que accedería a San Telmo por vez primera en democracia. El horizonte más razonable es que el PSOE-A obtenga mayoría simple y forjar después una alianza con IU, alianza, pues, de izquierdas.

 

El PP-A dice que no tiene "ansiedad" por el anticipo

En lo que respecta a los populares, ayer quisieron dejar claro que no tienen “ansiedad” por un adelanto electoral en Andalucía, pero que la sociedad andaluza “sí tiene esa necesidad y urgencia por que se produzca el cambio político en la comunidad, como lo expresó en las pasadas elecciones municipales”.

Así lo comentó el secretario general del PP andaluz, Antonio Sanz, quien señaló en rueda de prensa que los populares andaluces están preparados para gobernar sean las elecciones andaluzas en marzo o en noviembre. “El cambio es imparable en Andalucía, sean cuando sean”, según puntualizó el dirigente popular, quien estimó que tanto las elecciones generales como las autonómicas se tenían que haber celebrado hace mucho tiempo.

Asimismo, indicó que lo que más le preocupa al PP-A es que vamos a perder muchos meses con un Gobierno andaluz “agotado y agonizando”, lo que “perjudica claramente a los andaluces”. En este sentido, apuntó que la única parte positiva que tiene el anuncio de Moreno es que durante la campaña de las elecciones andaluzas va a haber un debate propio y se van a poder abordar profundamente los problemas de los andaluces y las soluciones. 

 

IU se congratula de que las citas sean por separado

Por su parte, el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, señaló que le parece “correcto” que el presidente de la Junta mantenga su intención de agotar la legislatura y así convocar elecciones autonómicas por separado. Al mismo tiempo, expresó su confianza en que “no dé marcha atrás”.

De esta manera, reconoció que la convocatoria de elecciones por separado “exigirá a los andaluces una mayor dedicación para contraponer programas y propuestas” que aborden “el papel de Andalucía en el Estado”. A su vez, Valderas aseguró que “no le ha pillado por sorpresa” el anuncio de Zapatero y que ellos tenían ya “preparado” un calendario electoral con vistas a noviembre. 

  • 1