domingo, 16 diciembre 2018
12:53
, última actualización
Local

Griñán no ve la recesión "inevitable" y pide "positivismo" económico

Pide por carta a Rajoy la reunión urgente de la Conferencia de Presidentes y propone dos pactos por el empleo y la consolidación fiscal

el 27 dic 2011 / 14:01 h.

TAGS:

José Antonio Griñán ayer durante su comparecencia en San Telmo.

“Permítame algo de positivismo”. Lo pidió ayer el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que compareció de forma excepcional tras la reunión del Consejo de Gobierno para hacer un balance del año que acaba. Se refirió al mensaje del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien el lunes puso voz al mensaje más negro del flamante equipo de Mariano Rajoy y avisó de que los recortes que prepara el Ejecutivo –obligado a descontar 16.500 millones del gasto público– se harán con la economía española en recesión y con peores datos de desempleo, superándose los cinco millones de parados en España (un millón en Andalucía).

El presidente de la Junta consideró que la recesión que se prevé para 2012 “no es inevitable” y que esta “recaída” tiene mucho que ver con lo que considera el origen del problema: la falta de circulación del crédito hacia familias y pequeñas y medianas empresas. Pidió que la inyección del Banco Central Europeo haga fluir el dinero y no se destine todo a la compra de deuda pública. Su mensaje principal fue que no basta con cumplir con los compromisos de consolidación fiscal y acometer recortes para dar respuesta a Europa. Esto será “inútil”, advirtió, si a la vez no se toman medidas de estímulo y reactivación económica.

“La economía española es mucho más potente de los que muchas veces nos creemos nosotros mismos y desde luego los mercados”, defendió el presidente. Que no obstante sí estuvo de acuerdo con el diagnóstico del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en que las entidades financieras están “atrapadas” por valores inmobiliarios que están “sobrevalorados”.

Griñán, que lleva semanas enmarcando su acción política en las relaciones con el nuevo Gobierno, comunicó que ha mandado una carta a en la que pide la convocatoria urgente de la Conferencia de Presidentes, el máximo órgano de interlocución entre las comunidades y el Gobierno. Una cumbre en la que defiende que se cierren dos grandes pactos: por la reactivación económica y la creación de empleo y por la consolidación fiscal. El socialista no quiso valorar los ajustes que comenzarán a ver la luz el próximo viernes, aunque sí dejó claro que afectarán a Andalucía.

Son los mensajes a pesar del clima de confrontación que todo lo empaña a tres meses de unas elecciones autonómicas decisivas y del alarde constante de Javier Arenas de apoyo directo de Rajoy. Pese a todo, y a que los socialistas no descartan acudir a los tribunales para pedir las inversiones pendientes, Griñán volvió a brindar “lealtad” al Ejecutivo del PP y aseguró que la crisis exige “un compromiso colectivo”. “Sumaremos esfuerzos”, dijo. “No reclamaré nada que no le haya pedido a Zapatero”, añadió.

Tras las duras previsiones del ministro de Economía, el socialista dio al PP la bienvenida “al discurso de la responsabilidad” aunque subrayó que “no es ético ni estético” que se produzca después de las elecciones. “Ahora dicen que va a crecer el paro y que estamos lejos de la recuperación. Ya no es bastante un cambio de gobierno para salir de la crisis y no hay recetas mágicas”, subrayó. “Semejante alarde de realismo no es censurable pero sí lo es que antes dijeran que bastaba un cambio de Gobierno”, dijo.

El Gobierno andaluz emprendió hace un mes aproximadamente una campaña para defender su gestión bajo el lema “Andalucía marca la diferencia”, que ha sentado a diferentes consejeros en la sala de prensa de San Telmo. Ese fue el hilo conductor también ayer del balance del presidente, que hizo hincapié en que la política de su Gobierno “ha marcado diferencias notables frente al conjunto de las comunidades autónomas”.

La “prioridad absoluta”, sentenció, en una comunidad donde el paro alcanza máximos históricos y ronda al 30% de la población activa, es el empleo. Destacó que desde la Junta se han aprobado 59 medidas que han puesto a disposición de los agentes económicos y sociales 14.000 millones de euros (cifra que alcanza el 9,5% del PIB andaluz). Esa inyección, defendió, ha servido para que 193.382 personas hayan encontrado o mantenido un empleo; 30.466 empresas hayan podido seguir invirtiendo; y 2,2 millones de personas hayan mantenido o mejorado su renta.

“Terminamos un año intenso y difícil”, dijo el dirigente autonómico aunque pasó de puntillas sobre cualquier aspecto negativo. Preguntado sobre el fraude en Expedientes de Regulación de Empleo financiados con ayudas públicas, aseguró que ya está todo dicho y “que cualquier irregularidad ha sido notificada al juzgado”.

Tampoco valoró que 2011 haya sido el año en el que el PP ganó todas las elecciones en Andalucía. No lo eludió después, cuando ante la insistencia de los periodistas se levantó del sillón oficial y respondió como secretario general del PSOE-A. Entonces admitió que tanto el partido a escala federal como en Andalucía ha cometido “errores”. “Errores que han determinado el comportamiento ciudadano”, redundó. Sin embargo él cree que la crisis y sobre todo el paro ha sido la clave y un elemento “muy pernicioso que ha deteriorado las expectativas electorales”. Muchas personas han perdido el empleo y “muchos de ellos son votantes nuestros”, zanjó.

  • 1