Local

Griñán no vería "ilógico" que Guerra aspirase a la Alcaldía

«Es un grande de la política para un desafío grande» como Sevilla, afirma.

el 17 ene 2010 / 20:43 h.

TAGS:

Emoción. Diego de los Santos, visiblemente emocionado, ayer en el homenaje de su pueblo.
El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, definió ayer al ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra como "un personaje grande para un reto y un desafío grande como el Ayuntamiento de Sevilla", por lo que consideró que "no sería irracional ni ilógico" que fuese el aspirante socialista a la Alcaldía de Sevilla en 2011, como relevo del actual alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín.

Griñán realizó estas declaraciones durante una entrevista en el programa A vivir que son dos días de la Cadena Ser, al ser preguntado sobre el relevo de Sánchez Monteseirín, dadas las posibilidades de que no opte a ser el cabeza de cartel del PSOE en las municipales de 2011 después de tres mandatos seguidos.

Aun así, el presidente de la Junta quiso dejar claro que aunque "no es nada que forme parte del absurdo, son hipótesis que todavía no aparecen en los cálculos del partido", ya que para el debate sucesorio "quedan unos meses todavía, cuando nos diga Alfredo si quiere continuar o no".

Con reticencias a la hora de extenderse sobre este asunto, Griñán sí admitió sin tapujos que a Alfonso Guerra se le ofreció optar a la candidatura de cara a las municipales de 2007. El propio Guerra ya había explicado, también en declaraciones a la Cadena Ser, que declinó esta oferta alegando que ya no se ve como alcalde.

"Yo me vi de alcalde de Sevilla en el año 79, yo quise ser candidato a la Alcaldía pero me dijeron que estaba destinado a mayores cosas. Entonces no pudo ser y yo creo que ya pasó mi tiempo", afirmó el ex vicepresidente del Gobierno, que negó que la insistencia de su partido pudiera llegar a hacer mella en esta decisión: "Con cariño ya me lo pidieron hace tres o cuatro años y ya di esta respuesta, cariñosamente también", apostilló.

Por su parte, Griñán insistió en la misma idea: "He dicho que es un grande de la política", reiteró, "y no sería irracional ni ilógico".
agotar el mandato.

En todo caso, el debate sobre el relevo de Monteseirín ha sido abordado ya incluso por el propio alcalde, a quien el partido le ha reclamado que agote el mandato pese a que hay pocas posibilidades de que vuelva a ser cabeza de lista.

Ante los insistentes rumores que se referían a Rosamar Prieto-Castro como alcaldesa en funciones en el caso de que Monteseirín renunciase antes de tiempo, el actual alcalde de Sevilla dejó claro el sábado que sólo será sustituido durante este mandato si enferma o está de viaje.

Monteseirín restó importancia a este debate al asegurar que suele producirse al acercarse las elecciones, aunque eludió pronunciarse de forma contundente sobre si quiere o no volver a presentarse a la Alcaldía. A principios de año Monteseirín sí mostraba abiertamente su disponibilidad, pero su progresivo desgaste hizo que empezaran a barajarse otros nombres, entre otros un hombre de su entera confianza, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

La entrada en las quinielas de Guerra, sin embargo, abre otra línea en la búsqueda de un sucesor, al apuntar a una persona alejada de las responsabilidades municipales y de una generación anterior a la del propio alcalde. El no de Guerra, de momento, frena esa posibilidad.

  • 1