Local

Griñán pelea en Bruselas por ayudas transitorias desde 2014

Esgrime población, PIB y paro para pedir un "trato preferente"

el 26 ene 2011 / 13:09 h.

TAGS:

Griñán se reunió ayer con el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso.

Una reunión de unos 45 minutos con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, resumida así por José Antonio Griñán: "gran coincidencia", "sintonía" y "satisfacción" Un objetivo común: que el futuro Presupuesto europeo sea "suficiente" para garantizar las políticas de solidaridad, resista a los envites de los más fuertes y sobreviva a un tijeretazo en oscuros tiempos de crisis.


El presidente andaluz defendió ayer en Bruselas un trato "preferente" para Andalucía a partir de 2014. En juego están los fondos de la Política Agraria Común (PAC) y las políticas de cohesión, que Andalucía dejará de recibir en las próximas perspectivas financieras al salir del furgón de cola, abandonar la categoría Objetivo 1 y superar oficialmente el 75% de la renta media per cápita de la UE. En total: unos 25.444,8 millones de euros, atendiendo a lo que recibió la región en el actual marco 2007-2013. Una cantidad definitiva en un momento económico muy delicado.

Griñán apoyó en su ronda de contactos ayer en el edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea, que Andalucía pase a una nueva categoría intermedia de regiones, que han dejado de ser de convergencia para pasar a ser de competitividad, pero que el salto sea gradual y se fijen ayudas transitorias. Esa nueva categoría se definió ya el pasado noviembre, cuando el comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, que ayer recibió a Griñán, despejó las líneas de por donde irán las políticas de cohesión, que copan actualmente el 35% del presupuesto comunitario.

La PAC aglutina el 40%. En total, más de 7 de cada 10 euros comunitarios.En el futuro reparto, Andalucía defiende que se primen tres indicadores: la población, el PIB y la tasa de paro. La comunidad andaluza sigue estando entre las regiones europeas con mayores datos de desempleo. Y además acaba de rebasar recientemente el dato del 75% de la riqueza media europea (ronda el 80%). Griñán defiende que las que se acaban de situar en esa rampa de salida no pueden tener el mismo trato que las que llevan años instaladas en cifras de convergencia.Aún no hay números oficiales, al menos no públicos. Griñán eludió una cantidad concreta por más que la Junta haya hecho sus cuentas.

La directora general de Fondos Europeos de la Junta confirmó ayer que el Gobierno ya ha presentado sus propuestas y alegaciones por escrito al V Informe sobre Cohesión Económica, Social y Territorial, un borrador donde por vez primera se define el horizonte de las políticas de cohesión y que estará en consulta pública hasta final de enero. Griñán admitió que pese a la "sintonía total" con Durao Barroso el presupuesto futuro de la UE dependerá del Consejo, una mesa donde se sientan muchos comensales y en la que mandan básicamente Alemania, Reino Unido y Francia. Pero también consideró que España, que por vez primera pasará a ser un contribuyente neto, tiene margen de maniobra. Según trasladó, la intención del presidente de la Comisión es que el presupuesto comunitario alcance "al menos un 1% del PIB".

No se sabe si el portugués haría a Griñán alguna confidencia sobre la cena "informal" que mantuvo la noche del martes a las afueras de Berlín con la canciller alemana Ángela Merkel para preparar la cumbre del 4 de febrero y que ayer concentró el interés de los periodistas habituales del Berlaymont. El presidente de la Junta dejó claro que con Durao Barroso había sellado "la promesa compartida de apoyarnos mutuamente". "Sin solidaridad el proyecto europeo dejaría de existir", avisó el socialista. En los pasillos de la Comisión se dejan ver estos días, coincidiendo hoy con el pleno del Comité de las Regiones, los presidentes de Galicia, Aragón, Murcia o Ceuta. Aquí no se decide nada, pero todos pasean sus carteras con sus reivindicaciones y pelean por su cheque europeo.

  • 1