martes, 18 diciembre 2018
16:09
, última actualización
Local

Griñán pide a Rajoy una inmediata conferencia autonómica ‘por España’

PP e IU hacen un balance «negro» de la legislatura, marcada por el paro, el caso ERE y el Guadalquivir

el 15 dic 2011 / 20:36 h.

TAGS:

La primera petición oficial del presidente andaluz, José Antonio Griñán, al próximo jefe del Ejecutivo español es la convocatoria urgente de la Conferencia de Presidentes Autonómicos para respaldar el acuerdo de Bruselas contra la crisis y fortalecer la posición del país frente a los mercados. Griñán, que anunció ayer esta reclamación durante la sesión de control al Gobierno en el Parlamento, aseguró que la cita debe servir para "sellar el compromiso" de todas las autonomías -la gran mayoría gobernadas por el PP- con el déficit público y, por tanto, lanzar un mensaje claro de unidad a los mercados financieros.

El presidente reconoció que no comparte que los acuerdos de Bruselas se centren sólo en la consolidación fiscal sin entrar en la reactivación económica. Pero dejó claro que si "lo importante ahora es la consolidación fiscal, vayamos todo a ello porque nuestra lealtad [hacia el Gobierno de Rajoy] es nítida y sin reservas". "No vamos a usar jamás la crisis contra el Gobierno de España", insistió. El líder del PP-A, Javier Arenas, aplaudió la idea de la conferencia de presidentes pero no se creyó las buenas intenciones de Griñán para huir de la confrontación con La Moncloa porque mientras él habla de "lealtad", su equipo lleva "20 días dándole caña a Rajoy". Aprovechó para afearle que no "haya recibido aún a los alcaldes".

Al margen de este anuncio, el último pleno del año sirvió de balance de la legislatura. Y es que puede que sea el último pleno del mandato si Griñán decide que no se habilite enero, mes parlamentariamente inhábil, para un pleno extraordinario de balance de estos cuatro años. Todo depende de cuándo convoque el presidente las elecciones autonómicas -ayer Arenas le tentó sin éxito con la fecha más probable, el 25 de marzo, para que la confirmara-, porque 56 días antes de los comicios el Parlamento debe disolverse. Por si acaso, PP e IU no desaprovecharon la ocasión de dibujar el panorama más negro posible sobre la situación económica y social de Andalucía y de culpar al gabinete de Griñán de ello.

Arenas aseguró que la gestión de Griñán ha tenido una "constante: la pérdida de la calidad de vida de los andaluces". Su balance: los "1,2 millones de parados, el escándalo de los ERE, haber incendiado la función pública, martirizado a los emprendedores y proveedores y haber expulsado a los alcaldes del Parlamento". "No ha cumplido nada del Debate de Investidura", añadió. El coordinador de IU, Diego Valderas, fue aún más duro y calificó de "desolador" los cuatro años "de pésima gestión" socialista. "Es la gestión más negra de los últimos 32 años", afirmó. Enumeró sus "fracasos": el paro, la deuda histórica en metálico, el "retroceso" del Guadalquivir y la "corrupción e incompetencia de la Consejería de Empleo".

Griñán, que eludió la autocrítica aunque asumió "toda la responsabilidad del paro", fue especialmente duro con Valderas. "Su partido se llama Izquierda Unida pero no practican la unidad ni la izquierda", espetó a Valderas. Le acusó de "hacerle el trabajo sucio a la derecha". En cuanto a Arenas, el presidente andaluz aseguró que ahora que el PP gobierna en la mayoría de comunidades y va a mandar en España "va a empezar a tomar medidas dolorosas" y quedará demostrado que "no hay recetas mágicas" contra la crisis ni la solución estaba en la alternancia.

"Bienvenidos a la crisis", dijo Griñán a los populares que, según él, "ya no tendrán una cabeza de turco [por Zapatero] para justificarse". Sobre la fecha electoral, no soltó prenda pero aconsejó a Arenas, que ayer fue designado candidato, que, en vez de "obsesionarse" con ello, se preocupe "primero, de ganar, que no lo va a hacer, y segundo, de resolver los problemas de los andaluces". Cerró su turno con un mensaje que suena a último careo de la legislatura: "Mucha suerte en su empeño y mucha suerte personalmente", le trasladó al líder popular.

El Presupuesto blindará los créditos blandos

El Parlamento andaluz aprobó ayer por unanimidad una proposición no de Ley del PSOE-A en la que se insta a la Junta a mantener y potenciar, en los presupuestos autonómicos para los próximos ejercicios, la política de apoyo a las empresas andaluzas a través de los fondos reembolsables. El Gobierno andaluz utiliza estas líneas de apoyo a las empresas para amortiguar la falta de crédito bancario, lo hace a un interés muy bajo y siempre vinculado a un proyecto de estímulo laboral. Hasta el momento, según datos actualizados aportados por el PSOE, la Junta ha resuelto 226 operaciones por un un importe de 364 millones de euros que repercutirían en 15.000 empleos. La Cámara emplazó también a la Junta a identificar las posibilidades de aportaciones adicionales a los fondos reembolsables por parte de organismos financieros multilaterales, como el Banco Europeo de Inversiones(BEI), y a propiciar el apalancamiento privado en estos instrumentos financieros, mediante la participación directa o mediante fórmulas de coinversión de entidades financieras privadas. La iniciativa también incluye la demanda al Gobierno andaluz para que apoye la creación de fondos de capital riesgo especializados de carácter regional, a través de fórmulas de participación directa de los fondos reembolsables o mediante convenios de coinversión, y que refuerce los instrumentos financieros destinados a la financiación de circulante a las empresas mediante avales y garantías, así como de créditos de pequeña cuantía tanto a pymes como a autónomos. La proposición no de ley busca objetivos muy definidos: impulsar la financiación de carácter reembolsable para la creación de empresas innovadoras y tecnológicas de elevado potencial, para el fomento de la cultura emprendedora en el ámbito universitario y para alcanzar una economía más sostenible que posibilite un cambio del modelo económico son otras peticiones de la Cámara al Ejecutivo. El PP ofreció su apoyo a la iniciativa, aunque criticó el cierre de 2.900 empresas de enero a octubre y la tardanza de estas ayudas que calificó de “canto del cisne”. IU también respaldó la propuesta socialista, pero cuestionó la transparencia de los fondos reembolsables y denunció que, en ciertos sectores, estas ayudas se desconocen.

  • 1