Griñán pide una gran mesa de diálogo nacional que dé fortaleza a España en Europa

Dice a Rajoy que tal vez él sí, pero "los españoles no pueden esperar" .

el 29 abr 2013 / 12:24 h.

El presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, José Antonio  Griñán, ha reclamado este lunes al Gobierno que convoque una gran  mesa de diálogo a nivel nacional que sirva para fortalecer la  posición de España ante la Unión Europea y ha pedido al presidente  del Ejecutivo, Mariano Rajoy, que tenga la "humildad" de reconocer  que "todos podemos aportar algo". En un desayuno informativo de Nueva Economía Forum, en Madrid,  Griñán ha defendido que esa mesa debe abrirse a todos los partidos y  a los agentes económicos y sociales, rechazando así el apoyo que  Rajoy demanda a la oposición y que no son más que "contratos de  adhesión". "Hay que convocar a todos, es el momento de jugársela", ha  añadido. José _Antonio_Griñán El líder del Gobierno andaluz ha advertido a Rajoy de que tal vez  él sí, pero "los españoles no pueden esperar", por lo que ha  mantenido que el presidente "se equivoca" si piensa que "con esperar  será suficiente". Así las cosas ha criticado la "cerrazón" del  Gobierno y su "soberbia" a aceptar soluciones de otros pero ha  mantenido que "hay salida si somos capaces de hacer cosas diferentes  y de forma diferente". En ese punto, Griñán ha citado a Borges para hablar del "deber de  la esperanza" y ha dicho que la actitud deseable es "incompatible con  el escamoteo de responsabilidades y palabras huecas". En la misma línea, ha defendido que el diálogo es "importantísimo"  porque da la posibilidad de llegar a acuerdos pero, sobre todo,  porque se fortalece la voluntad. Así, ha criticado que Rajoy "vuelva  de España sin decir la mitad de las cosas que dice en España" y ha  advertido de que "más allá de su conocimiento de idiomas", si  compareciera en Bruselas "con la fortaleza" que da una posición  nacional común, se entendería "perfectamente lo que dice". Como ejemplo del diálogo que considera que la política nacional  necesita, Griñán ha puesto la mesa de diálogo político del Parlamento  andaluz, a la que se han llevado ya un pacto económico, uno por el  sector agroalimentario, uno por el turismo y otro por la cultura y en  la que también se abordará uno por la igualdad. Así las cosas, ha defendido que a nivel nacional se necesita dar  cumplimiento a cuatro grandes objetivos, el empleo, con un pacto que  incluya una política europea que priorice el crecimiento económico y  una política del euro que establezca también objetivos compartidos  para una estabilidad compatible con la reactivación de la economía  porque "no es posible seguir la senda actual de constantes ajustes,  recortes y desempleo" y que, tras llegar a seis millones de parados,  el comisario de Economía, diga que se persevere en la idea de que el  único camino es el ajuste fiscal. Además, se necesita apostar por la modernización de la economía y  por un "gran pacto" para la consolidación del modelo de protección  social que no es, en este caso, "un ajuste coyuntural". "No estamos  aquí ante un problema de ingresos sino de gasto. La crisis no es  razón para destruir el sistema de protección social. Es la propia  viabilidad del sistema la que determinará los ajustes a hacer", ha  subrayado. ESTRATEGIA CONTRA LA EXCLUSION Pero, además, se necesita una Estrategia Nacional contra la  Exclusión Social, como la que a nivel regional aprobará este martes  el Consejo de Gobierno, que "active una protección de todos aquellos  a los que la pérdida de ingresos y el endeudamiento les están  llevando a situaciones de marginación y desarraigo y que, a la vez,  mejore la posición jurídica de los deudores más vulnerables, como los  hipotecarios, los consumidores de productos financieros, los  asalariados y los autónomos y pymes". En este sentido, ha lamentado los "disparates, Etiopía incluida"  que se han escuchado al respecto de la política andaluza en este  sentido y ha incidido en que en esa "escalada de despropósitos" lo  más llamativo es que muchos traten de "ocultar la realidad más  lacerante por miedo a tener que reconocer que hay pobreza, hay  exclusión social y hay desigualdades que humillan a una sociedad que  se considera avanzada". "Haberlas, haylas. Y no solo en Andalucía. Las hay también aquí  mismo, en Madrid; y las hay en muchas de las sociedades más opulentas  del mundo. Es imprescindible situar el aumento de las desigualdades  en el centro del debate político"m ha incidido el presidente andaluz,  que ha citado algunas cifras como los datos de Unicef que apuntan a  que el 26 por ciento de los niños españoles está está en riesgo de  pobreza; o en que cada vez más familias de la clase media están  acudiendo al banco de alimentos; en que muchas personas pueden perder  su vivienda. ASUMIR RESPONSABILIDADES Durante su intervención, Griñán ha reflexionado sobre la situación  económica y el desempleo y ha recordado que la crisis ha provocado,  en apenas 5 años, la destrucción de casi 4 millones de empleos, de  los cuales, 1.173.000 se produjeron en los 16 meses de gobierno de  Rajoy, mientras que en los dos últimos años de Gobierno de José Luis  Rodríguez Zapatero, se destruyeron 842.000. Ese dato ha llevado a Griñán a señalar que, sin intención de usar  el desempleo como "garrote político", "ya es hora de que el gobierno  empiece a asumir su propia responsabilidad, tome conciencia del  problema y salga de la obstinación de pensar que la sola  consolidación fiscal nos va a sacar de ésta. Porque ni siquiera este  objetivo lo está consiguiendo". "*Hasta qué número de parados hemos de llegar para darnos cuenta  de que el diagnóstico y el tratamiento de la crisis están  equivocados?", se ha preguntado. Preguntado por los datos del desempleo en Andalucía y si estos  apuntarían a que la región estaría en el segundo escalafón de una  España a dos velocidades, ha dicho que la región es el único sitio en  el que el año pasado creció la población activa y ha mantenido que no  es la tasa de paro la que distingue "las dos velocidades" sino la  capacidad de competir o de apertura económica. "Como se puede medir la dualidad de España es por si la población  crece o no y por la balanza por cuenta corriente que pueda tener cada  comunidad autónoma y la de Andalucía tiene superávit", ha añadido.

  • 1