miércoles, 12 diciembre 2018
19:53
, última actualización
Local

Griñán proclama su liderazgo y asegura no tener críticos

Los socialistas arrancan en Almería su congreso con el objetivo de "recuperar la calle"

el 06 jul 2012 / 11:27 h.

TAGS:

Los socialistas saben que este 12 congreso del PSOE-A llega en uno de los momentos más complicado para el partido, después de haber logrado de forma casi heroica mantener el Gobierno de Andalucía gracias a un pacto con IU y tras haber encajado tres derrotas en las urnas. Lo saben y además advierten de que no es el momento de enredarse en conflictos ni cuitas internas. Pero una cosa es la teoría y otra la práctica. Las pugnas internas son casi consustanciales al ADN socialista y por mucho que el liderazgo de Griñán atraviese uno de los momentos más dulces desde que hace dos años accedió a la secretaria general en un congreso extraordinario hay movimiento y mar de fondo.

En el arranque del congreso queda ver si los socialistas enfrentados a la secretaria de Organización saliente, Susana Díaz, y a la actual ejecutiva regional van a unirse para expresar de alguna manera su malestar. La dirección andaluza ha pasado directamente al ninguneo de esta corriente. Los más afines a Griñán advierten, con los resultados de los congresillos en la mano, que estos críticos son irrelevantes y que únicamente con Jaén, donde los críticos son la mayoría, estarían dispuestos a abrir el diálogo.

En esa clave se pronunció Griñán: "Yo no tengo críticos" en el partido, respondió a los periodistas a la entrada en el centro de convenciones de El Toyo, Almería, donde estarán los socialistas andaluces reunidos hasta el domingo. Son minoría pero sí los tiene y ayer hacían corrillos en los pasillos. Los críticos de Cádiz, Sevilla, Málaga y Córdoba, que tienen representación entre los más de 500 delegados -ellos calculan un 30%--, departieron en pequeños grupos. Reunidos los alcaldes de Alcalá y Dos Hermanas, Antonio Gutiérrez Limones y Francisco Toscano, el expresidente José Rodríguez de la Borbolla, el secretario general gaditano, Francisco González Cabaña o los diputados Luis Pizarro y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Todos estuvieron unidos en el pasado congreso federal entorno a Alfredo Pérez Rubalcaba. Queda por ver si de alguna manera tratarán de hacerse oír.

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, tomó la palabra con un discurso cargado de mensajes, hacia dentro y hacia fuera. "Hacéis falta todos los socialistas andaluces", repitió. "El PSOE andaluz ha protagonizado uno de los gobiernos más largo de Europa y posiblemente de la historia universal. Empezó con el gran Plácido Fernández Viagas, Rafael Escuredo, Rodríguez de la Borbolla y Pepe Griñán. Siempre buenos gobiernos y siempre la derecha desesperada", agregó." Y siempre Felipe González y Alfonso Guerra, nunca viejos, siempre rockeros", se encargó de reivindicar la mano derecha de Rubalcaba. Valenciano habló de las últimas elecciones y de la victoria con sabor a derrota de Javier Arenas. "Campeón ha salido hacia Madrid con destino incierto", dijo en alusión a líder de los populares andaluces. "Se ha quedado aquí el juez de Sevilla, bueno y alguna jueza, pero no lo van a conseguir", señaló en alusión a Juan Ignacio Zoido y la magistrada Mercedes Alaya, que instruye la causa de los ERE.

La dirigente socialista se trasladó al ámbito nacional y lamentó que hoy "toca un duro recorte, hoy toca a los dependientes, uno de los recortes más crueles que nos vamos a encontrar". Sobre la filtración desde el Ministerio de Trabajo de un Expediente de Regulación de Empleo del PSOE, Valenciano exigió la dimisión de su titular, la onubense Fátima Báñez. "La ministra Bañez qué hacía jugando con un expediente de regulación de empleo en su correo electrónico. Tiene dos caminos: comparecer, explicarse y dimitir o dimitir, comparecer y explicarse", dijo. "Están en el gobierno pero hacen oposición. Hacen oposición al Gobierno de Andalucía".

Entre los invitados en el plenario se encuentran el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Santiago Herrero, y los secretarios generales de UGT y CCOO en Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero.

El discurso de apertura ha correspondido a la sevillana Susana Díaz, que proclamó que "es tiempo de política". "Los ciudadanos nos piden un cambio. Somos conscientes de que muchos ciudadanos no confían en la política y que a la derecha le viene bien este descrédito", advirtió. Su discurso fue toda una lista de reproches frente al Gobierno de Mariano Rajoy. "La derecha pretende convertir la solidaridad en caridad", avisó repasando las medidas adoptadas en sanidad o educación.

El secretario general del PSOE de Almería, José Luis Sánchez Teruel, ejerció de anfitrión y bautizó el cónclave como el congreso de Almería. Esta tarde los delegados votarán el informe de gestión de la ejecutiva regional y a las cinco interviene el secretario general José Antonio Griñán. En El Toyo se espera a Carme Chacón. El domingo estará Alfredo Pérez Rubalcaba.

  • 1