Local

Griñán: "Quienes creamos el Estado del Bienestar no meteremos la motosierra"

Reivindica para el PSOE la paternidad socialista de las leyes sociales frente a quienes ven "negocios" en privatizar servicios. Ante las elecciones generales del 20-N, el presidente dice tener "un acuerdo prácticamente cerrado" con Rubalcaba sobre las candidaturas andaluzas al Congreso.

el 05 sep 2011 / 21:03 h.

TAGS:

El presidente andaluz recibió en audiencia al Almirante de la Flota de la Armada española, Santiago Bolibar.
El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, justificó ayer las advertencias contra la "hoja de ruta" de un hipotético gobierno del PP en España y Andalucía que llevan días haciendo los socialistas desde los recortes anunciados por María Dolores de Cospedal y Esperanza Aguirre en Castilla-La Mancha y Madrid respectivamente. "No es el voto del miedo", dijo Griñán en respuesta a las críticas vertidas por los populares a lo que consideran una estrategia socialista. Es, añadió, "decir lo que hay" y lo que están haciendo allí donde gobiernan. Griñán reivindicó que los dos presidentes socialistas que ha tenido el país tienen la paternidad de todas las leyes sociales, mientras que el balance del único Gobierno popular, presidido por José María Aznar, en este aspecto "es cero". "El Estado del Bienestar se ha construido sobre leyes que hemos hecho los socialistas y quienes somos los artífices de ese sistema de bienestar, no vamos a tomar la motosierra porque creemos en él", subrayó, usando los mismos términos que el fin de semana emplearon el ministro de Fomento, José Blanco, y Cospedal, para reprocharse mutuamente recortes sociales.

 

Griñán rehusó entrar a valorar las medidas de Cospedal y opinar, como sí ha hecho su partido, sobre si el líder del PP-A, Javier Arenas, seguiría su ejemplo en caso de gobernar en Andalucía. "Lo tendrá que decir él", respondió en una entrevista en la Cadena SER, aunque recordó que Arenas señaló que el plan de Cospedal debía ser la "hoja de ruta" para el resto de comunidades. Pero insistió en que los socialistas siempre han defendido el Estado de Bienestar frente a "quienes se han posicionado en contra, probablemente con el interés de llevarlo a la iniciativa privada" ya que en materias como sanidad o educación "hay negocios sustanciosos".

Eso sí, el presidente andaluz, que ya anunció la semana pasada que el presupuesto para 2012 "no va a crecer" y será "contractivo" -aunque priorizando la educación y salvando los servicios básicos- también especificó que solo hay recortes "cuando se quitan derechos sociales y no cuando el presupuesto es menor". Así, puso como ejemplo, que el año pasado el presupuesto en Educación bajó por el recorte salarial a los profesores como al resto de funcionarios, pero no se eliminó ninguna ayuda a las familias y tampoco se suprimirán en 2012.

Griñán reconoció que "Andalucía no es una isla" y la evolución de la economía nacional y europea repercutirá en la de la comunidad. Y pese a admitir que "el impulso" logrado en 2010 "se ha perdido en 2011", consideró exagerado que el FMI "hable de recesión". No obstante, advirtió de que cuando se salga de la crisis "no va ser como antes" porque "el mundo está cambiando". Y aunque defendió su compromiso con la estabilidad presupuestaria -"que no el déficit cero"- y valoró la reforma constitucional, también abogó por plantearse no solo el control del déficit público sino el problema del "endeudamiento del sector privado".

En cuanto al déficit público, reiteró su reclamación de que no se exija igual a las comunidades que en los años de bonanza tuvieron superávit, como Andalucía, frente a las más endeudadas.

Las listas para las generales están casi cerradas con Rubalcaba
Pese al ruido que ha provocado en algunas direcciones provinciales el baile de nombres en los que estaría pensando Rubalcaba para encabezar las listas al Congreso por Andalucía, Griñán no prevé que la confección de las candidaturas provoque ruido de sables entre los socialistas andaluces. Y es que, el también secretario general de los socialistas andaluces, aseguró tener "un acuerdo prácticamente cerrado" con el candidato Rubalcaba sobre los cabezas de lista. Eso sí, rechazó dar pista alguna.

Sobre la oferta del PSOE sevillano para que Alfonso Guerra repita dijo que "se lo va a pensar, pero me ha dicho que mi opinión es muy importante y yo quiero que vaya". Sobre el ofrecimiento personal al vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves, para concurrir por Cádiz, se limitó a decir que "lo está pensando" y sobre el nombre más polémico, el de la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, por Córdoba -que dividió al partido-, simplemente señaló que la exalcaldesa de IU "es un valor para el PSOE".

Respecto a la posibilidad de que Rubalcaba tire de la consejera de Igualdad, Micaela Navarro -actualmente en su equipo de campaña-, Griñán reconoció que le gustaría que se quedara en la Junta pero que sabe que el candidato socialista tiene un "altísimo concepto de ella", por lo que "tenemos que hablarlo él y yo". En caso de que se marche, descartó hacer una crisis de Gobierno para sustituirla y "lo que haría es refundir consejerías".

Igual de hermético fue respecto a la fecha de las elecciones autonómicas. "Agotar la legislatura técnicamente significa llegar al 8 de abril, que es Domingo de Resurrección", dijo. Pero ni esto ni que el 1 de abril sea Domingo de Ramos le hizo descartar ninguna fecha ni apuntar al 18 y el 25 de marzo como únicas alternativas. La incógnita solo la despejará tras la disolución de las Cortes y dependerá del ritmo de la actividad y parlamentaria, ante las "importantes leyes" y planes por aprobar.

Griñán insistió en que nunca se planteó adelantarlas y reconoció que ha habido voces dentro de su partido en contra de que sean separadas "pero en Andalucía no".

  • 1