Local

Griñán ratifica que agotará la legislatura y niega presiones de Ferraz

El PP le acusa de jugar con la cita electoral y le tilda de "irresponsable" por no concretar ya la fecha de la convocatoria.

el 14 ago 2011 / 11:43 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, no se libra ni en tierras gallegas -donde ayer hizo un alto en sus vacaciones para participar en un acto de partido- de las preguntas sobre la fecha de las elecciones andaluzas, lo que los propios socialistas definieron como el "culebrón" del verano propiciado por el PP tras despejarse la incógnita del adelanto de los comicios nacionales al 20 de noviembre .

 

En su comparecencia, el también secretario general del PSOE-A, reiteró que en Andalucía no habrá adelanto y agotará la legislatura, y mostró su extrañeza por "el desconcierto" causado en el PP-A. "Esto lo vengo diciendo desde hace tres años", recordó. Pero los populares, con contradicciones entre las filas nacionales -que piden un adelanto- y las andaluzas -que rechazan la coincidencia-, no están dispuestos a dejar el "culebrón". Ayer mismo, el vicesecretario general andaluz, Ricardo Tarno, acusó a Griñan de "desconcertar" a los andaluces "jugando permanentemente" con la fecha electoral y le tildó de "irresponsable" por no despejar ya la incógnita.

La clave está ahora en si Griñán apurará más o menos. Y es que, antes de que Zapatero anunciara el adelanto, el presidente andaluz aludió al 4 de marzo como la fecha más probable para celebrar los comicios, pero hace unos días aseguró, como ayer, que agotará la legislatura y señaló que ésta termina en mayo. Los populares consideran inconstitucional y contrario al Estatuto apurar esos plazos, ya que la última vez se votó el 9 de marzo y entienden que esa fecha marca el final de la legislatura.

"Tenemos estabilidad parlamentaria y un programa que cumplir", subrayó ayer en Foz (Lugo), tras recordar que en el último debate del Estado de la Comunidad propuso 27 medidas. "Nueve de ellas están en marcha y necesitamos todo el otoño para desarrollarlas, por lo tanto la elecciones serán una vez que se agote la legislatura", insistió. De paso aseguró que la sanidad y la educación andaluzas, incluidas las becas, estarán a salvo de cualquier ajuste presupuestario que deba acometer la Junta en sus cuentas para 2012 y en el plan de reequilibrio presentado para cumplir el objetivo del déficit impuesto.

Tras el anuncio de que las elecciones generales serían el 20-N, todas las miradas se volvieron hacia Andalucía, último bastión tradicional que mantiene el PSOE y comunidad en la que tradicionalmente las elecciones se han celebrado conjuntas con las nacionales. La última vez que fueron separadas fue en 1996, cuando la pinza de PP e IU en el Parlamento y obligó al entonces presidente, Manuel Chaves, a adelantarlas. La oposición en Andalucía siempre ha defendido elecciones separadas pero en el PSOE, en el pasado, valoraron que la coincidencia les favorecía, siendo Andalucía un tradicional granero de votos socialistas, aunque las pasadas municipales rompieron esa tendencia.

Griñán aseguró ayer que "en ningún momento" ha recibido presiones del PSOE federal sobre el calendario electoral en Andalucía. El presidente se reunió por última vez con el candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba el 25 de julio y aunque en público eludieron hablar del tema fuentes del PSOE-A y de la Junta reconocieron que sí se habló y Griñán expuso su intención de agotar la legislatura hiciera lo que hiciera Zapatero, que cuatro días después anunció el adelanto.

Desde el PP-A, Tarno respondió al presidente que "lo que está provocando no es el desconcierto del PP-A sino de la sociedad andaluza" generando "desconfianza". Además no descartó ninguna fecha porque "Griñán nunca dice la verdad y siempre hace lo contrario de lo que dice".

 

  • 1