Local

Griñán reprocha al Banco de España que no presionara por la fusión Unicaja y Cajasur

El presidente de la Junta acepta que la oferta de la BBK vasca por la entidad cordobesa era "la mejor", y asume el coste político de perder una pieza más de la gran caja andaluza.

el 17 jul 2010 / 12:06 h.

TAGS:

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha comparecido hoy ante una veintena de periodistas para explicar su visión sobre la salida de Cajasur del mapa financiero andaluz, después de que el Banco de España entregara la entidad cordobesa al mejor postor, la BBK vasca. Sobre la resolución de la puja, Griñán aparentó tener pocas dudas. "Parece que han ganado los números", dijo.

La oferta del BBK es la que menos dinero demandaba del erario público, unos 200 millones de euros menos de lo que pedía Unicaja, que en principio parecía ser la favorita. Pero la mayor parte del tiempo que ha dedicado a sus explicaciones, el presidente se lo ha dedicado a repensar por qué no salió bien el primer proceso de fusión emprendido por Unicaja y Cajasur. Griñán se volcó sobre esta frustrada operación y culpó directamente a la directiva de la caja cordobesa, controlada por la Iglesia, y también reprochó al Banco de España no haber presionado "un poco más" para propiciar esta fusión y evitar lo que ellos mismos habían calificado "el suicidio" de Cajasur. "Yo creo que podían haber hecho más", dijo.

Griñán recibió ayer una llamada telefónica del presidente de la BBK, Mario Fernández, garantizándole que hará "todo lo posible" por conservar el mayor número de puestos de trabajo en la plantilla de Cajasur y que conservará la Obra Social. El presidente de la Junta le pidió que mantuviera las inversiones que la entidad cordobesa tiene ahora implantadas en la comunidad autónoma. Griñán no ha descartado aún el proyecto de la gran caja andaluza. De hecho, aseguró que los presidentes de Unicaja y Cajasol le llamaron ayer para asegurarle que mantienen el compromiso de crear una gran fusión. Ante la insistencia de los periodistas, el presidente de la Junta asumió el coste político que le ha supuesto volcarse públicamente para intentar que Cajasur siguiera siendo andaluza: "No me importa debilitarme políticamente si se fortalece Andalucía", dijo.

  • 1