sábado, 23 febrero 2019
14:31
, última actualización
Local

Griñán se la juega en el debate

El PSOE busca crédito y enderezar el rumbo político a dos años de las elecciones.

el 06 jun 2010 / 19:52 h.

TAGS:

EL presidente Griñán se enfrenta el miércoles y jueves a su primer Debate del Estado de la Comunidad.

Hace tres años que el Parlamento no acoge un Debate sobre el Estado de la Comunidad. Desde 2007. Entonces la crisis ni se olía, al menos en el discurso político, y socialistas y populares prometían el pleno empleo. Hoy los cimientos se han tambaleado y el paro alcanza al 27% de la población activa. Por eso el gran debate que arrancará el miércoles, el primero del presidente José Antonio Griñán, se produce en una situación que los socialistas admiten que es "crucial". "En el momento más álgido del curso político", apunta el portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, "es el propio presidente el que se somete al escrutinio del Parlamento y del conjunto de la sociedad".

Griñán, admiten los suyos, se la juega y el Gobierno va a apostar fuerte en el ecuador de la legislatura y a dos años de las elecciones autonómicas. Porque los socialistas lo tienen claro, el escenario de elecciones anticipadas (haga lo que haga Rodríguez Zapatero) está descartado. Y saben que o se empieza a remontar ahora y a enderezar la marca PSOE en las encuestas, o ese sueño que acaricia el PP de acabar con el gran bastión socialista y gobernar en Andalucía puede ser más que un delirio de Mariano Rajoy y Javier Arenas.El presidente sólo ha tenido un gran debate en el Parlamento, el de su investidura, hace un año. Pero éste, admiten desde su equipo en el Gobierno y el partido, es su gran oportunidad para reforzarse y recortar terreno a un Partido Popular con el viento a favor en los sondeos y crecido por el desgaste que sufre el Ejecutivo a cuenta de la crisis.

Griñán, que ha demostrado que es buen orador y que se crece en el cuerpo a cuerpo con el líder de la oposición, tratará de desmontar el negro panorama en el que pesca la oposición y advertirá de que cuando pase la coyuntura económica, la fortaleza del PP se esfumará como el humo. "Es un magnífico momento para hacer balance de un año muy duro", señala el portavoz de los socialistas, que subirá a la tribuna con el encargo de demostrar que frente a la "responsabilidad" del Gobierno la oposición ha sido "irresponsable, cínica e hipócrita". La pasada semana el Instituto de Estadística ofreció el primer dato positivo desde 2008 para la economía andaluza: un crecimiento del 0,5% en el primer trimestre de 2010. Por eso es, para el PSOE, un debate "muy oportuno en el tiempo". Griñán va a desgranar medidas que "van a configurar la estructura de la realidad política de los próximos meses" y va a sentar las bases de la "recuperación económica".

Depende del cristal con el que se mire porque el debate llega con la economía aún convulsionando y apenas un mes después de que el Gobierno de la Nación anunciara los recortes más drásticos de la democracia. Y la traslación a Andalucía de esas medidas impopulares, como los recortes de salarios a los funcionarios y la congelación de las pensiones, ha puesto en pie de guerra a un sector importante de la sociedad -muchos votantes socialistas- y también a los sindicatos, hasta ahora aliados naturales de las políticas de la Junta. Griñán desgranará por fin las medidas del plan de ajustes, plasmará los recortes al Presupuesto y fijará su posición sobre la subida de impuestos a las rentas más altas. La oposición tratará de dinamitar cualquier intento de Griñán de ganar crédito.

"El debate será duro", avisa el PP, convencido de que la situación económica "es tan grave" que no va a escatimar en críticas. El líder popular, Javier Arenas, ya se ha reunido con los portavoces parlamentarios para recabar datos, y prepara el debate con su equipo habitual de confianza: Antonio Sanz, Ricardo Tarno, Rosario Soto, Patricia del Pozo o Rafael Salas. Su intervención se centrará en la sangría de paro que no cesa y en la idea de que con las "recetas fracasadas" del PSOE es "imposible" salir de la crisis, avanzó el secretario general del partido, Antonio Sanz. Incidirá en el "agotamiento" del proyecto socialista, en la "debilidad personal" del presidente andaluz -el PP augura que será su último Debate del Estado de la Comunidad al frente de la Junta- y en la "crisis interna" del PSOE, que ha propiciado tres gobiernos en dos años. Arenas ha sido claro, confiarse ahora sería letal. El PP llega al debate en un momento dulce. Las encuestas le sonríen y por primera vez en la historia confirman que tiene posibilidades en Andalucía. Pero el popular ha trasladado a los suyos que deben huir de la euforia y que se tomen los sondeos con "suma prudencia".


cuerpo a cuerpo. Desde Izquierda Unida, Diego Valderas también llevará a la Cámara su propio diagnóstico de la situación: "Vamos a hablar alto y claro. Queremos demostrar que el Gobierno de Griñán ha renunciado a las políticas de izquierdas y aplican recetas neoliberales". Su objetivo es subrayar "las renuncias del PSOE". Buscará un cuerpo a cuerpo "ideológico". Valderas tratará de ondear en solitario la bandera de la izquierda para llegar a esa parte del electorado que calculan que se siente huérfano. El paro, los recortes a las políticas sociales o el "deterioro" de los servicios públicos centrarán su discurso. Sobre si IU tiene margen para cerrar acuerdos con el PSOE por ejemplo en las reformas sobre los impuestos, Valderas admite que nadie entendería que no apoyasen una subida para las rentas más altas. Poco más. IU buscará diferenciarse. El PP por supuesto no tiene en mente pactar nada. Y el PSOE, con cómoda mayoría, lo sabe. Cuentan con que juegan en solitario y tratarán de que Griñán lo capitalice.

  • 1