Local

Griñán sorprende con el fichaje de Rosa Aguilar

El fichaje de Rosa Aguilar como consejera de Obras Públicas del primer gobierno andaluz presidido por José Antonio Griñán ha roto los esquemas de todos los que se apresuraban a analizar los nombramientos del ya presidente en clave territorial y de equilibrio de poder entre las agrupaciones provinciales del PSOE de Andalucía...

el 16 sep 2009 / 01:45 h.

El fichaje de Rosa Aguilar como consejera de Obras Públicas del primer gobierno andaluz presidido por José Antonio Griñán ha roto los esquemas de todos los que se apresuraban a analizar los nombramientos del ya presidente en clave territorial y de equilibrio de poder entre las agrupaciones provinciales del PSOE de Andalucía.

La inclusión de la ya ex alcaldesa de Córdoba constituye una jugada de primer orden político que cambia el escenario de juego en tres niveles diferentes: en el propio Ejecutivo andaluz, en el Ayuntamiento de Córdoba y en la organización que abandona tras su marcha: Izquierda Unida. En relación al Gobierno, Griñán ha dado algo más que un simple golpe de efecto que refuerza la credibilidad de su discurso de investidura.

El presidente refuerza la calidad del Ejecutivo con la incorporación de una persona de su talla política y de paso redondea su intención de hacer notar su impronta en la formación del Gobierno. Rosa Aguilar no es una consejera cualquiera. Por su dilatada experiencia tiene un valor político que habrá que poner en carga, y no sólo para la gestión de los programas de infraestructuras que tendrá encomendados en su departamento.

Su inclusión dibuja un escenario de cohabitación en el Ejecutivo en el que convivirán consejeros veteranos de gran peso orgánico como Luis Pizarro, dirigentes con aspiraciones de futuro como María del Mar Moreno y, ahora, una independiente de izquierdas con un tirón mediático y social de enorme valía para futuras convocatorias electorales en Andalucía y en Madrid.

Bien lo saben en Córdoba, donde su marcha deja debilitada a la coalición de PSOE e IU que gobierna en el Ayuntamiento, y también en la propia Izquierda Unida, que reduce su ya escaso espacio político y demuestra una vez más que ha fracasado con rotundidad en su intento de ser un referente de pluralidad de quienes se sienten cercanos a las ideas más progresistas.

  • 1