sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Griñán: "Unicaja y Cajasol están condenadas a entenderse"

Medel elude pronunciarse en un acto junto al presidente de la Junta

el 26 jun 2010 / 20:19 h.

TAGS:

Grián y Medel coincidieron ayer en un acto en Jaén.

"No es tiempo de pequeñas entidades financieras". El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, aprovechó ayer que compartía un acto público con Braulio Medel, presidente de Unicaja, para remarcar el mensaje que su Gobierno quiere trasladar a las cajas andaluzas. Dijo sin ambages que Unicaja y Cajasol -entre las 10 primeras cajas de España- "están condenadas a entenderse y a crear una gran entidad financiera". Advirtió de que se están produciendo grandes proyectos financieros en toda España menos en Andalucía. Implícitamente hablaba de las grandes fusiones catalanas o de cómo Caja Madrid se ha hecho mucho más fuerte tras fagocitar a Bancaja. Griñán quiere una caja capaz de competir en un mercado financiero español que cada vez tiene menos actores, pero más sólidos. Y sobre todo quiere una entidad que gestione el ahorro de los andaluces e invierta en proyectos de desarrollo para Andalucía.

Dicho esto, a Braulio Medel le acercaron los micrófonos al instante, pero éste eludió pronunciarse. Medel acaba de salir de un frustrado proceso de absorción de Cajasur, y ayer optó por no acompañar a Griñán en su entusiasmo por propiciar "la gran caja andaluza". El presidente de Unicaja, fiel a su estilo, es el único que mantiene cierta cautela en público, porque a su homólogo de Cajasol, Antonio Pulido, le faltó tiempo para anunciar que apoyará "toda operación que vaya encaminada a fortalecer el sistema financiero en Andalucía". Pulido se mostraba así receptivo a que Cajasol y Unicaja se "coaliguen" para pujar juntas por Cajasur.

De momento, Griñán ha decidido empezar a mover los engranajes para visualizar un consenso político en pro de una gran caja única, por eso ha convocado mañana a Javier Arenas (PP) y el martes a Diego Valderas (IU). Su intención es visualizar la unanimidad de las fuerzas políticas andaluzas y sortear los localismos que impiden a las cuatro cajas andaluzas converger en una sola. La decisión depende de los consejos de administración, donde están representados los socialistas y populares malagueños, sevillanos, cordobeses gaditanos y granadinos. Y estos, en ocasiones, deciden barrer para sus provincias.

Arenas tuvo oportunidad ayer de referirse a la gran caja andaluza en un mitin en Córdoba junto a Mariano Rajoy, presidente del PP. Pero ninguno de los dos habló de la fusión. En cambio, sí se refirieron a Cajasur señalando que la caja que perteneció en su día a la Archidiócesis cordobesa -hasta que fue intervenida por el Banco de España- debía "seguir vinculada a Córdoba".

Por ahora Griñán, en calidad de líder del PSOE-A, ya ha convocado a sus secretarios provinciales para exigirles que piensen en términos de gran caja y no se obsesionen con el peso específico que tienen en los consejos de administración. Su idea es que también Caja Granada abandone el proceso de fusión fría (SIP) que ha iniciado con cajas del Levante y se sume al proyecto financiero andaluz. La secretaria general del PSOE en Granada, Teresa Jiménez, había dicho que una fusión fría "también busca fortalecer el sistema andaluz". Pero Griñán la corrigió ayer y dijo que Jiménez "está de acuerdo" con él en que "el camino está trazado y habrá que tomar decisiones". "Caja Granada tiene la oportunidad de decidir si prefiere una fusión fría con un banco con domicilio en Madrid o si es mejor mirar a Andalucía, donde hay entidades con las que se puede cooperar y donde además tenemos el Banco Europeo de Finanzas".

  • 1