Local

Griñán urge cambios "en la acción política, en el partido y el gobierno"

El debate interno para adelantar el congreso extraordinario del PSOE andaluz se reabre de nuevo y se baraja en torno a Semana Santa, como posibilidad más inminente, o en julio tras finalizar la presidencia española de la UE.

el 24 ene 2010 / 22:37 h.

TAGS:

Griñán participó el sábado en el comité provincial de los socialistas en Málaga.
Tras una semana de sinsabores para los socialistas, con un barómetro del IESA que por primera vez da una ligera ventaja electoral al PP y un rocambolesco rechazo de los alcaldes socialistas en la FAMP a las leyes locales que prepara la Junta y del que luego se desdijeron todos menos Francisco Toscano, en la arenga que el presidente andaluz, José Antonio Griñán, dirigió el sábado al Comité provincial de Málaga para "recuperar la moral" se deslizaron peticiones de cambio que han reabierto del debate interno sobre el adelanto del congreso extraordinario para que Griñán asuma la Secretaría general del partido.

 

Como ya hiciera en su primera valoración de la encuesta del IESA, Griñán defendió que "los andaluces quieren un cambio pero quieren que lo haga el PSOE" y se dirigió a sus compañeros para reclamarles "cambios que nos hagan mejores". "Cambios -concretó- en la acción política, en el partido y en el Gobierno". El presidente dijo querer "no un partido cerca de la gente sino un partido que sea gente, parte de los ciudadanos", ante el problema de "falta de confianza" de éstos en los políticos.

Este aviso lanzado es interpretado por algunos dirigentes del partido así como cargos públicos del PSOE como "un envite sin marcha atrás". Consideran que esta vez "no va a quedar otra que ponerse a trabajar para un congreso extraordinario inminente o casi inminente". Hasta ahora la opinión mayoritaria tanto en el partido como en el Gobierno parecía inclinarse por esperar a que pasaran las elecciones municipales de 2011, una fecha que ofrecía como ventaja el hecho de que el desgaste ante un hipotético mal resultado se lo llevaría Manuel Chaves como secretario general saliente.

Sin embargo, la situación interna no parece estar preparada para resistir hasta la primavera de 2011. Incluso las últimas declaraciones del propio Griñán en el desayuno de la Asociación de Periodistas Parlamentarios parecían alinearlo con tales tesis, ya que llegó a decir que no tenía ninguna urgencia por controlar el partido para las listas de las municipales, aunque sí para las de las autonómicas.

Primavera o verano de 2010. El pasado noviembre, Griñán ya puso sobre la mesa el adelanto congresual provocando un revuelo interno que tuvo que zanjar el propio Chaves, quien esta misma semana reconoció en una entrevista en televisión que este tema le causó tensiones con Griñán aunque lo dio por zanjado con el acuerdo de celebrarlo antes de 2012 pero sin fecha concretada. Ahora, en el PSOE se empiezan a barajar dos posibilidades, una más inmediata en torno a la Semana Santa, y otra en julio, una vez pasada la presidencia española de la Unión Europea.

Distintas fuentes indican que el presidente ha decidido apretar de nuevo tras la reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva regional del PSOE de la semana pasada. El secretario de Organización, Rafael Velasco, reconoció en rueda de prensa déficit del partido para hacer llegar al ciudadano su labor, pero según ha trascendido, en aquella cita se formularon también críticas a la política de comunicación del Ejecutivo andaluz -que el portavoz, Manuel Pérez Yruela negó tras ser preguntado por ello el pasado martes- y a su capacidad de "reacción" política.
Igualmente, afirman que Griñán encajó muy mal las supuestas críticas a la gestión del pago de la deuda histórica en solares y a la comunicación de este acuerdo así como a la ausencia del Gobierno central y del propio presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, en Andalucía.

En su discurso del sábado, Griñán también recalcó la necesidad de "aprender a transmitir el mensaje" socialista "sin vergüenza" porque "no se nace aprendido", un mensaje que pidió "ilusionante".

"Ese es el camino que os propongo. Yo voy a estar con vosotros el tiempo que queráis, ni un segundo más. Cuando vosotros, en el apoyo crítico que os pido, creáis que hay que hacer el cambio, seguiré diciendo lo mismo que he dicho hoy, y si se producen cambios sin mí, serán cambios por los que yo apueste también. Esa es la regla del socialismo, vamos a discutir aquello en lo que creemos, pero también nos vinculan las mayorías y a las mayorías las vincula la integración. Esa es la clave de este partido. Utilicemos la suma y la multiplicación, y dejemos para otros la resta y la división", concluyó.

  • 1