sábado, 16 febrero 2019
14:32
, última actualización
Local

Griñán ve excesivamente corto tres años para realizar ajustes

El presidente aboga por vincular la productividad y los salarios.

el 01 jun 2010 / 20:53 h.

TAGS:

Griñán, entre Fuensanta Coves y Fernando Seco, director de la Fundación Antares, ayer.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, aseguró ayer que su Gobierno va a cumplir sus compromisos en cuanto a la reducción del déficit público, aunque algunos puntos del plan de ajustes le generen "algunas dudas". Advirtió de que considera que el plazo de tres años impuesto por la Unión Europea y acatado por el Gobierno de Rodríguez Zapatero para reducir la deuda es "excesivamente corto". Obliga a "sacrificios muy duros" y "tal vez se esté cortando la posibilidad de seguir desarrollando políticas de estímulo público", avisó.


El Consejo de Ministros ya ha advertido de que el duro plan de restricción del gasto lastrará el crecimiento económico medio punto (un 1,3%), ralentizará el crecimiento en años venideros y supondrá más paro este año. La Junta de Andalucía todavía no ha presentado sus datos ni ha despejado cómo calcula que esas medidas repercutirán en la economía andaluza ahora que, según sostienen desde el Gobierno de Griñán, comienza a despegar, aunque sea tímidamente. "La economía, aunque débilmente, ha empezado a cambiar de signo", sostuvo ayer el presidente.


Griñán, que ofreció una conferencia en el Foro Antares, aseguró que Andalucía va a hacer sus deberes en cuanto a la consolidación fiscal, aunque recordó que el Gobierno andaluz ya planteó al de España que se debería de tener en cuenta a la hora de exigir los ajustes el endeudamiento de cada comunidad autónoma. El Ejecutivo de la nación no está en este escenario de graduar el esfuerzo según la deuda de las comunidades. No lo ha hecho por ejemplo con los ayuntamientos, para los que se ha impuesto duras restricciones del crédito a partir de 2011 indiferentemente del estado de sus arcas públicas. Andalucía tiene una deuda per cápita de 1.176 euros por habitante -datos del Banco de España-, mientras que Cataluña debe 3.012 y la Comunidad Valenciana 2.810.


Griñán apostó por arriesgar más en la reforma laboral que empresarios y sindicatos discuten en Madrid y abogó por "incorporar un cambio de gestión de los recursos humanos". En esta línea su oferta apuntó a conseguir "una mayor vinculación de los salarios a la productividad".


El dirigente andaluz señaló que tras aprobar los recortes salariales para los funcionarios, su Gobierno presentará la próxima semana en el Parlamento las claves del programa de plan de ajuste del gasto, que "contendrá medidas para la reducción del déficit pero también para favorecer la reactivación" económica.


El presidente de la Junta lamentó como uno de las nefastas repercusiones de la crisis "la pérdida de liderazgo de la política o su subordinación a los mercados". La crisis, avisó, debe "marcar un antes y un después" y puso de ejemplo cómo los políticos necesitan explicar cosas en apariencia complicadas de entender como es el que los alemanes tengan que aportar recursos para pagar el déficit griego. "A los alemanes les conviene que Grecia se salve y pueda pagar sus deudas", explicó, "mucha de ellas a los prestamistas alemanes". Griñán comparó el debate que hoy existe en Europa con el que hace poco se vivió en España con las balanzas fiscales. "Los sacrificios de hoy no serán en vano", concluyó.

  • 1