Griñán y Arenas se medirán en un gran debate antes de las elecciones

En plena ola de recortes, la Junta niega las acusaciones del PP de privatizaciones y garantiza que no tocará derechos sociales

el 29 sep 2011 / 10:48 h.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, conversa ayer en el Parlamento con la consejera de Presidencia. / julio muñoz (efe)

Yo recorto, tú recortas, ellos recortan... Fue el verbo que más se conjugó ayer en el Parlamento en pleno debate nacional sobre los planes de ajuste que están llevando a cabo las autonomías para controlar su déficit público. La intención del PSOE es que el PP andaluz se retrate y diga cómo reconduciría el gasto público. Sobre todo después de que muchos gobiernos regionales en manos de los populares hayan empezado a meter tijera para cumplir su compromiso ineludible de ahorro, con bajadas de salarios, despidos y rebajas en las prestaciones sanitarias y educativas. Enfrente el partido de Javier Arenas ya avisó de que piensa estar a la ofensiva y en posición de ataque. Si en el ámbito nacional han apodado a Pérez Rubalcaba como Alfredo manostijeras, ayer se empeñaron en retratar a un presidente andaluz que es "un peligro para el Estado del Bienestar" y a un Gobierno autonómico "plusmarquista en privatizaciones". "El mayor recorte social es el paro", repite cada día el popular. "Mentiras", replicaron los socialistas.

Enero. Casi nadie en el PSOE-A conocía que el presidente de la Junta iba a retar a Arenas a un debate de balance de la legislatura que propuso para enero. La fecha da idea de que Griñán tiene intención de agotar los plazos para la convocatoria electoral que sobrevuela en marzo. Sería un debate nuevo, de punto y final a la legislatura. En el entorno del presidente aclaran que hace tiempo que venía reflexionando sobre esta propuesta y que la había comentado y analizado con la consejera Mar Moreno y la secretaria general de la Presidencia, Rosa Castillejo. Arenas recogió rápido el guante y recordó que él mismo ya había planteado una iniciativa similar. Además le pidió a Griñán que sea quien defienda los Presupuestos de 2012.

Los socialistas tienen claro que su campaña electoral pivotará sobre la idea de que los populares gobernarán con la tijera en la mano debilitando los servicios públicos. El argumentario socialista que en la mañana del miércoles salió de Ferraz recoge en letra negrita: "Si el PP no sabe gobernar sin desguazar el Estado del Bienestar, que lo diga alto y claro". Un anexo documenta las decisiones polémicas adoptadas por comunidades populares.

El momento político en Andalucía es distinto pero la estrategia variará poco, confirman desde San Vicente. En el equipo de Griñán están convencidos de que mientras más tarde Arenas en concretar sus propuestas de Gobierno, más tiempo ganan para asimilar su gestión a la de la presidenta Esperanza Aguirre o María Dolores de Cospedal, que a su juicio muestran un retrato duro de la derecha que viene muy bien en Andalucía, lejos de las posiciones de centro en las que intenta autoenmarcarse el líder de los populares. Sin embargo aquí es la Junta la que debe adoptar decisiones e gobierno para cumplir sus compromisos antidéficit. Ahí morderá el PP andaluz, que confía en montar una ofensiva como la de hace un año, cuando la propia Junta se lo puso en bandeja con un detallado documento bajo el epígrafe de "Plan Económico-Financiero de Reequilibrio de la Junta de Andalucía", en definitiva propuestas de aplazamiento de gastos y proyectos.

En aquel momento el PP logró que se hablara de recortes y el Gobierno tuvo difícil explicar que no era lo mismo cerrar quirófanos que ralentizar la construcción de un nuevo hospital. Ahora el Ejecutivo está más entrenado. El PP repartió documentación oficial para demostrar un aumento de la gestión concertada de colegios y residencias de mayores. Pero privatizar, insistió Griñán, no es lo mismo que concertar (se deja la gestión de los servicios en manos privadas pero siempre con presupuesto y control público, fijando precios máximos). "Les voy a explicar lo que es privatizar, privatizar es dar a una familia con 120.000 euros de ingresos anuales 1.800 por llevar a sus hijos a un colegios privado", en relación a las bonificaciones fiscales aprobadas en Madrid en este sentido.

Concertados. Los consejeros de Educación, Salud e Igualdad desfilaron para negar cualquier privatización. "Andalucía es, junto a Extremadura, la comunidad donde menos peso tiene la enseñanza concertada". "Quieren confundir a los mayores". Con esto y datos como la apertura de 100 nuevos centros de salud y de cuatro nuevos hospitales de alta resolución, replicó la Junta. El pleno del Parlamento abortó además una iniciativa de IU para poner por ley freno a los recortes sociales y tumbó también otra proposición popular que pedía la reprobación de Zapatero.

  • 1