Local

Guardiola y Mou se pasean por Sevilla

La empresa jamonera 5J pasea por el centro dos cerdos ibéricos puros para promocionar la raza y el hábitat de la dehesa.

el 19 jul 2012 / 12:20 h.

TAGS:

Lo más fotografiado durante la mañana de ayer en Sevilla no fue ni la Giralda ni la Torre del Oro. Fueron Guardiola y Mourinho. Sí, como está leyendo ya que por ese nombre respondían -aunque poco- los dos cerdos ibéricos puros que la firma 5J sacó ayer a pasear por el centro de la ciudad para promocionar la conservación de esta raza única, el hábitat de la dehesa en el que se crían y también, para que a los consumidores no le vendan gato por liebre y paguen un alto precio por un supuesto producto ibérico que realmente no lo es.

Con esa idea de fondo, y con Guardiola y Mou sujetos a una correa, comenzó el paseo matutino por la zona monumental de la ciudad, que dio paso a todo tipo de comentarios. Mientras muchos se preocupaban por sacar fotos de los dos marranos, otros se preguntaban qué hacía un señor con ellos en pleno centro. "¿Qué son sus mascotas? Desde luego hay por ahí cada uno que vaya tela?", comentaba una señora con cara de sorprendida.

Otras, en cambio, preguntaban a Iván Llanza, responsable de Comunicación de 5J, qué razones de fondo había en esta exhibición de cerdo ibérico. "Ah, pues claro eso está bien porque yo quiero hacer los potajes con ibérico de verdad, que no me engañen", respondieran las señores tras conocer la causa del desfile porcino. Y es que, según explicó Llanza, un buen platón de jamón tarda cuatro años y medio en llegar a la mesa desde que nace el marrano. "18 meses de vida hasta que alcanza los 160 kilogramos y luego la pata de jamón ha de estar cuatro años y medio curándose. El animal debe ser ibérico de padre y madre y criarse en la dehesa, alimentarse con bellotas y disponer de dos hectáreas de dehesa por cada animal".

Aunque los animales no alcanzaban ese peso, también fueron muchas las voces que nada más verlos ya le entraron ganas de pasarles el cuchillo y dar buena cuenta de ellos, "y con un par de botellas de manzanilla", voceaba un cochero en la calle Alemanas. Y es que este animal, tan denostado por sus formas y tan amado por su fondo, sigue levantando pasiones allá dónde pisa. Como Pep y Mou.

  • 1