Deportes

Guarente asegura que su rodilla no estaba "catastrófica"

El centrocampista italiano rompe su silencio. Lleva meses lesionado y confía en volver en breve a la competición. No le gustaron las palabras de Juan Ribas, jefe de los servicios médicos del club hasta la pasada campaña.

el 15 nov 2011 / 12:51 h.

Tiberio Guarente ha hablado por primera vez en muchísimo tiempo. No es amigo de hacer declaraciones, pero este martes ha explicado su situación en rueda de prensa.

"No estoy para jugar noventa minutos. Creo que es imposible, pero hablo con el míster y estamos esperando el momento justo para entrar en la convocatoria y conseguir un buen resultado en el campo", afirma.

Guarente reconoce que lo ha pasado francamente mal. "Ha sido un año largo, porque he estado sin jugar, entrenándome siempre solo, a un lado del grupo, con el fisio y el preparador, un año muy difícil, porque lo que cuenta de verdad es que eres futbolista y estás viendo a tus compañeros que juegan, ganan y pierden en el campo... Es muy difícil, pero ahora estoy aquí y eso es muy importante".

Para el centrocampista, que niega haberse planteado dejar el fútbol, lo importante ahora es volver y, luego, demostrar por qué le ficharon, dejando a un lado lo que puedan opinar tanto los aficionados como la Prensa. "No me importa. Primero he de volver; después, puedo jugar bien o puedo jugar mal, puedo ser un futbolista que le puedo gustar más a la gente o menos, pero lo más importante ahora es volver a jugar y después todo lo que la gente o la Prensa diga no me importa mucho".

"Yo esperaba volver en dos meses, pero sabemos que es una lesión que necesitaba mucho tiempo. Los tiempos más o menos eran esos y la cosa más importante era no poner prisas, porque una lesión tan difícil hay que cuidarla mucho", comenta.

Guarente también se ha referido a las palabras de Juan Ribas, jefe de los servicios médicos del club hasta la pasada campaña. Y deja claro que no le gustaron: "El año anterior jugué 40 partidos y creo que mi rodilla no estaba catastrófica, porque si hubiera sido así, no habría podido jugar. Lo que ha dicho el doctor Ribas fue una cosa al principio, pero seguramente podría haber hablado más y no decir una pequeña cosa al principio y luego, cuando tengo la lesión y tuve que operarme, comenzar a hablar".

"La rodilla la tenía buena, normal. Tenía el problema de que se me hinchaba un poquito algunas veces y hablando también con otro doctor -Madrigal- aquí en una cita, todos me han dicho 'sí, tienes este pequeño problema, puedes lesionarte mañana o dentro de veinte años'. La mala suerte es que me lesioné en dos meses. Ahora me entreno muy bien y tengo que conseguir el tope para poder competir en Primera", añade.

  • 1